La iniciativa será tratada sólo por dos comisiones que maneja el kirchnerismo

El nuevo proyecto de Ley de Radiodifusión elaborado por el Gobierno ingresó anoche por la Cámara de Diputados y, según revelaron fuentes parlamentarias, será girado hoy solo a dos comisiones controladas por el oficialismo: Comunicaciones y Presupuesto.
La oposición reclamó que, por la naturaleza de su contenido, el debate se inicie en Libertad de Expresión, que preside la radical Silvana Giúdici. Pero las autoridades de la cámara no darían siquiera la posibilidad de que esa comisión intervenga en la discusión.

Se especula que es para evitar interferencias en la estrategia oficialista de apurar el proyecto, para que pueda aprobarse sin demasiado debate antes del 10 de diciembre, cuando asuman los legisladores electos el 28 de junio y cambie la relación de fuerzas.

En la transición, el kirchnerismo y sus aliados mantienen una ajustada mayoría en ambas cámaras y la instrucción del Gobierno a sus jefes parlamentarios es que aprovechen la circunstancia para avanzar con su propuesta, pese a la advertencia opositora de que un tema de tal envergadura debe discutirse con la nueva composición legitimada en las urnas.

Ayer al mediodía, cuando aún no había ingresado el proyecto, la task force que armó el bloque K para imponer la nueva ley se reunió para definir un plan de acción. El jefe de la bancada, Agustín Rossi, junto al pampeano Manuel Baladrón y el santafesino Gustavo Marconato, titulares de Comunicaciones y de Presupuesto, decidieron citar con una urgencia poco usual a un plenario de ambas comisiones para la semana próxima. La idea, que se ajustará el martes en un nuevo encuentro del trío, contempla una convocatoria a Gabriel Mariotto, titular del COMFER y autor del texto, que fue descalificado por la oposición por el extremo intervencionismo que concede al Estado.

Previamente, Mariotto será citado a una reunión del bloque kirchnerista para que baje línea a los soldados K sobre los argumentos para defender la iniciativa que lleva la firma de Cristina Kirchner.

Allí, además, Rossi y los coroneles del bloque podrán repasar el grado de disciplinamiento de su tropa. De movida, basan sus expectativas en mantener las mayorías que consiguieron para la aprobación de la prórroga de las retenciones, dos semanas atrás, cuando obtuvieron 136 votos (106 propios y 30 aliados) contra 100 de la oposición.

Si logran mantener la unidad del bloque -hecho que desde la derrota electoral les resulta complicado, como revelan los constantes amagues de ruptura de los 5 chubutenses que responden al gobernador Mario Das Neves y de 3 jujeños encabezados por Carlos Snopek-, el paso posterior consistiría en negociar algunos retoques al proyecto con los aliados del radicalismo K y parte de la centroizquierda, fundamentales para llegar a los 129 votos del quórum y garantizar la votación. Esos sectores advirtieron que apoyarán si se introducen fuertes controles al Estado para la concesión de las frecuencias.

Comentá la nota