Iniciativa del INTA para mejorar la rentabilidad algodonera en la región

Con la aplicación de recursos genéticos y tecnológicos, el INTA sostiene que es posible mejorar, de manera considerable, los rindes y, en consecuencia, la rentabilidad del cultivo de algodón. Estas fueron las conclusiones alcanzadas por integrantes del Proyecto Regional de Algodón, que definió las acciones de extensión en este cultivo que implementará el organismo nacional de tecnología agropecuaria en las provincias de Formosa y Chaco.
El proyecto denominado "Fortalecimiento productivo y organizacional de la cadena del algodón" busca dar respuestas efectivas a la pérdida de superficie del algodón frente a otras alternativas, como la soja y el girasol.

En el marco del proyecto regional de algodón se llevó a cabo en la Estación Experimental Agropecuaria Sáenz Peña del INTA, el primer encuentro de capacitación para extensionistas en terreno. Bajo la denominación de PECAL, sigla que en la presente campaña, como en la anterior, define las acciones de extensión en algodón que implementará el INTA en las provincias de Formosa y Chaco.

Según datos del INTA, el rendimiento medio del algodón en la región ronda los 1.500 kg/ha de algodón en bruto y una producción media de fibra de unos 450 kg/ha, uno de los más bajos del mundo. Los recursos genéticos y tecnologías de producción disponibles, permitirían triplicar este valor ya que producciones de entre 1.200/1.600 kg/fibra/ha fueron logradas en las últimas campañas, (2006/7-2007/08) por productores que utilizaron adecuadamente la tecnología de surcos estrechos y cosecha stripper.

Cosecha stripper

El sistema de cosecha stripper, por su bajo costo operativo, (alrededor de un 50% del costo de cosecha piker y manual), ha contribuido a mejorar la competitividad del cultivo. En los últimos 3 años, este sistema a evolucionado de tal manera que en la cosecha de la campaña 2008-09 se pudo ver operando a por lo menos cuatro modelos de plataformas stripper en equipos autopropulsados y uno de arrastre, todos con sistemas de limpieza incorporados, con buenos desempeños en cuanto a eficiencia y calidad de cosecha; se debe trabajar en transferencia de conocimientos que permitan consolidar este sistema de cosecha y generar nuevos conocimientos que contribuyan a mejorar el sistema de limpieza y dotar a las plataformas de regulaciones que permitan mantener la eficiencia de cosecha ante condiciones variables de cultivo.

El INTA acompaña a los productores a través de la implementación de 14 parcelas demostrativas distribuidas en diversas regiones algodoneras de Formosa y Chaco, donde se volcará toda la tecnología aconsejada y servirán de modelo para conseguir los mejores rendimientos.

Comentá la nota