Iniciaron gestiones para reactivar el cine.

Un proyecto para reactivar el cine en la ciudad de Junín comenzó a gestarse a través de una inversión privada. Apunta a que en marzo del año próximo esté definido con el compromiso de que las películas estreno se exhiban en simultáneo con Capital Federal.
Se trata de una de las condiciones que permitirá la vuelta de los espectadores a las salas y que incidirá en buena medida en la escasa respuesta que dio la gente cuando años atrás un emprendimiento tuvo que cerrar sus puertas, cuando en otras localidades, como Lincoln, funciona al igual que en otras ciudades de la región.

La iniciativa fue confirmada por Javier Orellano, uno de los productores de espectáculos de Junín y actual administrador de la sala del ex Cine San Carlos, una de las más grandes que funciona en la provincia de Buenos Aires.

Admitió que "los cines no funcionan en Junín" por varias razones y puso como ejemplo la manera en que los empresarios más importantes del país han tratado de resolver la crisis a la que no escapan tampoco.

" Oscar Ortiz y Oscar Bustamente son los dos programadores más grande de salas de Argentina y responden a las dos cadenas norteamericanas que hay en el país: la SAC y Coll-Saragusti. Son más de trescientas salas habilitadas en las más importantes ciudades y en todos los shopging. Además de comprar los derechos de cada película producen todas las copias necesarias para sus propias salas. Se cansan de gastarlas y cuando no son más rentables las envían al interior. Por eso, como siempre digo, hay que estar en una "trenza" como sucede en otros rubros argentina, con clubes pobres y dirigentes ricos, sindicalistas ricos y gremios fundidos", remarcó Orellano.

Las gestiones

"Con Ortiz estamos tratando a través de vínculos comerciales armar para marzo o abril del año próximo, la posibilidad de que el cine esté de regreso en Junín", expresó Orellano, quien aseveró que "en Junín la gente quiere el estreno junto con Buenos Aires. Es la posibilidad que estamos analizando con Ortiz, del que tengo su palabra que así sería si se hace el proyecto, porque la ciudad está como una de las principales alternativas. No entiende cómo con 100.000 habitantes más los de la zona no haya una sala. Así que creo que en el 2010 se puede dar", se esperanzó.

En la misma línea destacó que "no importa quién lleve adelante la iniciativa. Yo tengo la experiencia de haber programado durante diez años para el San Carlos y otros de la zona, como en Lincoln y en Chivilcoy".

También sostuvo que es necesario un replanteo de la capacidad de las salas, apuntando a cien o ciento cincuenta personas por función, y dijo que "es imposible hoy volver a habilitar el San Carlos por los altos costos que implicaría ponerlo en marcha y renovar el sonido y las máquinas".

Orellano explicó que "hoy en Buenos Aires salas de mil o dos mil butacas se convirtieron en dieciséis salas de ciento cincuenta asientos y con pantallitas de tres metros, cuando antes eran de 8 o 9, como la del San Carlos".

Al hablar del proyecto para Junín, dijo que involucraría dos salitas chicas, pero aclaró que "hay que definir dónde, porque tiene que ser un lugar que cumpla con todas las normas de seguridad que exige la habilitación de un local".

Comentá la nota