Se iniciaron las clases en Sáenz Peña, con elevada asistencia de maestros.

SAENZ PEÑA: Nuevamente las aulas comenzaron a vestirse de blanco, ayer en el primer día de clases, miles de niños y jóvenes se levantaron temprano para dar inicio al nuevo año lectivo 2009.
Acompañados de sus padres, como marca la tradición, para el primer día de clases miles de niños concurrieron este día, con la ilusión a cuestas tanto de padres como de niños, que sea un año, en que no se tenga que sufrir pérdidas de clase por conflictos de paro de parte de la docencia.

El inicio de clases en esta ciudad se realizó desde la EEGB 619 “Edmundo Podestá” en el barrio San Martín, al que concurrieron el director de la Regional Educativa V Jorge Dilchoff que acompañado por la directora del establecimiento escolar dieron la bienvenida a cientos de niños que concurrieron a su primer día de clases, y en su discurso de apertura escolar la directora del establecimiento remarcó el rol del docente en la enseñanza pero también expresó el sacrificio que el mismo maestro tiene en el rol diario en la enseñanza, para que los niños puedan llegar a comprender los objetivos que se plantean durante el año escolar, indicó.

El paro no se notó, según Dilchoff

Desde el discurso de apertura del año lectivo escolar el director de la Regional Educativa V Jorge Dilchoff, agradeció a los maestros que concurrieron para recibir a cientos de niños en su inicio, manifestando que de esta manera miles de niños y de padres estarán agradecidos por tomarlo a este acto de inicio con total seriedad, ya que es una costumbre que miles de padres concurran este primer día acompañando a sus hijos para comenzar otra vez las clases.

Indicó en el mismo orden Dilchoff, que el paro que realizaban los maestros en la jornada de ayer era de un porcentaje muy bajo, sobre todo para los afectados a esta Regional Educativa, ya que muchos de los mismos, quienes concurrieron a este inicio de clases continúan con la lucha pero no dejan de concurrir a cumplir con sus obligaciones, resaltó.

Comentá la nota