No se iniciará el domingo el nuevo servicio de ómnibus.

No se iniciará el domingo el nuevo servicio de ómnibus.
Las empresas solicitan un aumento del pasaje que oscilaría en el 30 por ciento, mientras que el municipio requiere la firma del contrato de prestación.
La entrada en servicio del nuevo sistema de transporte público de pasajeros, anunciada reiteradamente por la comuna para el próximo domingo, parece haber entrado en un callejón sin salida, que sólo podrá alumbrarse si alguna de las partes cede en su posición.

Las compañías adjudicatarias de las líneas y nuevos recorridos se niegan a firmar el contrato de prestación, si, previamente, el municipio no les otorga un incremento del pasaje que, de acuerdo con la petición de los transportistas, se ubica en los $ 1,80, contra los 1,35 actuales, lo que implica casi un 30% de incremento.

Por su parte, el municipio no está dispuesto a aceptar ese tipo de presión y no quiere otorgar el incremento si antes las compañías no firman el contrato y durante algunos días prestan el servicio con la tarifa actual.

Todo indica que, de no producirse una negociación exitosa en las próximas horas, el denominado viejo sistema de colectivos deberá seguir transportando pasajeros por varios días más.

"Las empresas de transporte de pasajeros, tal cual lo anunció el intendente, estarían firmando el contrato de concesión la semana próxima, aunque no tenemos fecha precisa, porque han convertido dos elementos en contradictorios o de confrontación cuando no lo son: la tarifa y la firma del contrato", admitió, ayer, el director general de Seguridad Vial del municipio, Maximiliano Celendano.

En diálogo con "La Nueva Provincia" , el funcionario asumió que el nuevo sistema no comenzará el domingo venidero, por no haber acuerdo entre el municipio y las compañías respecto del valor del pasaje.

No obstante, Celendano negó que, tal como lo proponen las empresas, "el valor del pasaje esté sujeto a la firma del contrato".

"El propio pliego de licitación prevé los mecanismos de aumento de tarifa. En el anexo de bases y condiciones, hay una fórmula polinómica a la cual pueden acudir las empresas y, si de esa fórmula surge que hay 10 por ciento más del costo de prestación, automáticamente se abre la negociación por la tarifa. Por lo tanto, poner estos dos elementos como supeditados uno al otro es, al menos, un error", consideró.

Consultado acerca de cuál sería la salida a una situación tan antagónica, dijo que, en el municipio, están esperanzados en que las empresas van a firmar, "porque Bahía Blanca es una muy buena plaza para prestar servicio de manera gratificante, en términos económicos, para las empresas".

El aumento.

Celendano admitió que "el intendente no puede estar cerrado a un aumento de tarifa, por el hecho de que los costos de prestación de cualquier actividad y de los productos, como se ve todos los días en un supermercado, no son los mismos.

"Hay un índice inflacionario que es real y que hace que uno no pueda estar ajeno a esta situación, y el transporte público lo vive como cualquier otra actividad económica", reconoció.

"Pero el jefe comunal quiere definir bien cuál será el monto del aumento y, sobre todo, la estrategia, para que el usuario sea el menos afectado y, además, continúe subiendo al colectivo", subrayó.

Luego, Celendano confesó una articulación de una política del gobierno municipal en el sistema de tránsito y transporte de la ciudad que benefició directamente a las compañías de colectivos.

"En estos últimos meses, se ha producido un aumento del 15 por ciento de pasajeros, gracias a algunas medidas que ha tomado el gobierno, como el aumento del parquímetro y de la tarifa de taxis".

Respecto de los mecanismos administrativos que permiten aumentar el precio del boleto, indicó que son varios.

"Puede ser que nosotros mandemos el estudio de costos al Concejo, que este lo pida, o bien, como se hizo en los últimos años de la administración de --el ex intendente-- Juan Carlos Cabirón y los primeros de --el ex intendente-- Jaime Linares, que el Concejo Deliberante, en función de los aumentos concedidos por la Nación y la Provincia, directamente promulgue una ordenanza que permita al Poder Ejecutivo (sic) aumentar el valor de la tarifa por decreto, de acuerdo con ese porcentaje de aumento", señaló.

"Hoy por hoy, la Provincia y la Nación han producido aumentos, ya tenemos la información; por lo tanto, también podría ser un mecanismo viable para aumentar la tarifa", agregó.

Luego, reiteró que "en estas horas, se está definiendo cuál va a ser el mecanismo administrativo más apropiado para llegar al aumento de tarifa y los mecanismos de compensación para que el impacto tarifario no sea tan grande", dijo, dejando entrever que podría repetirse algún porcentual de subsidio por parte del municipio (en la tarifa actual, de $ 1,40, es de $ 0,05 por boleto).

Por último, fue preguntado respecto de quién finalmente dispondrá el incremento del boleto.

"Como está establecida la ordenanza, ni el jefe comunal ni el Concejo pueden hacerlo en forma independiente. La ordenanza, en su artículo 20, dice que el Concejo Deliberante dispondrá el aumento de tarifas, previo estudio de costos del Departamento Ejecutivo", puntualizó.

Aclaró que el resultado del estudio de costos lleva implícita la voluntad del intendente de aumentar el boleto a ese monto, "junto con una serie de mecanismos que pueden amortizar de otra manera la ecuación económica para el pasajero".

Las firmas esperan.

Por su lado, las compañías de transporte Rastreador Fournier, Plaza y Mayo SATA aguardan, como condición sine qua non para firmar el contrato, que el intendente avale y envíe al Concejo Deliberante el estudio de costos con un valor que se acerque a sus pretensiones, según informó el contador Adrián Saschrgorodsky, asesor de Rastreador Fournier.

En diálogo con "La Nueva Provincia" , el profesional afirmó que los empresarios no están dispuestos a funcionar con el valor actual del pasaje.

"El poco tiempo que queda hasta el domingo, sólo dos días, impide que el Concejo pueda dar tratamiento al pedido del intendente y se logre una aprobación, pero, por lo menos, los empresarios quieren ver como un gesto que el doctor Cristian Breitenstein envíe el estudio, como una señal de que está dispuesto a otorgar el aumento", redondeó.

Dijo que, por el contrario, si el jefe comunal no procede al envío, la postura de los empresarios es no firmar ni comenzar con la prestación.

Aclaró que la pretensión tarifaria data de varios meses.

"Hay una nota presentada por Plaza ante el municipio en octubre, pidiendo una recomposición tarifaria; hace pocos días, se presentó otro pedido, y se insistió, con un pronto despacho, con el pedido anterior. Es decir, que no se está pidiendo el aumento como elemento de presión pocas horas antes de empezar el nuevo servicio, sino que esto viene de muchos antes, y las constancias están en la misma prensa que, por ese entonces, se hico eco de estas gestiones", subrayó.

Admitió que las firmas solicitan un precio de 1,80 pesos, pero deslizó que, con 1,70 pesos, se puede llegar a un acuerdo, siempre y cuando se logre un consenso en otros aspectos que puedan nivelar la cuestión, como subsidios o pasajeros gratuitos.

"Estamos terminando".

Por otro lado, el propio Breitenstein señaló, horas atrás, que, en la comuna, se está terminando el estudio de costos.

"Ni bien lo tengamos, lo enviaremos al Concejo Deliberante; simplemente, para dialogarlo; luego, analizaremos, conjuntamente con el Concejo, eventuales rumbos a seguir", sostuvo.

Primero, el intendente

En réplica a las consideraciones del jefe comunal, el titular del Concejo Deliberante, Juan Pedro Tunessi, aseveró que "el doctor Breitenstein nos tiene acostumbrados a esto de que, cuando la cosas queman o puede haber un costo político, la responsabilidad es de todos y cuando vienen para el bronce, es sólo de él".

"Nosotros no elegimos los temas porque nos convengan o no, son las cuestiones que hay en la agenda y en la realidad", diferenció.

"Acá, debe quedar en claro, y el doctor Breitenstein lo sabe, porque es abogado, fue concejal y ahora intendente, que quien determina el valor de algo en la esfera comunal, porque tiene las oficinas técnicas que hacen los estudios, es el Departamento Ejecutivo, por la sencilla razón de que el CD no tiene esos recursos", afirmó.

"Entonces, el intendente es el que pide la autorización del Concejo para fijar el valor, pero, como sabe que eso lleva implícito un aumento y el aumentar el pasaje siempre conlleva un costo político, nos quiere remitir a este cuerpo un estudio de costos sin fijar su posición al respecto, lo cual es esquivar su responsabilidad", aseveró.

Interrogantes

Mas allá de la posición de las partes y las explicaciones dadas por el director Celendano, quedan algunos interrogantes relacionados con la problemática de estas horas.

Entre ellos, se pueden enumerar: ¿Cómo se hace un estudio de costos sobre un servicio que aún no está funcionado y en un mes, como febrero, bajo y atípico en la transportación de pasajeros?

¿Se hace sobre el virtualmente desguazado sistema próximo a fenecer? ¿No se corren, en consecuencia, riesgos de arribar a un resultado inadecuado?

¿Existe o no, en el pliego de licitación, una cláusula que habla que el replanteo de tarifas se hará únicamente cumplido un mes o cuarenta dias de puesto en funcionamiento el nuevo servicio?

En los días que se demore la entrada en vigor del nuevo sistema, el bache, ¿será cubierto por las compañías en retirada? ¿Habrá compensación para ellas?

¿Cuánto hace que se viene realizando el estudios de costos?, porque, en noviembre último, las compañías hicieron un reclamo por aumento y, en esa instancia, desde el gobierno, se dijo que se haría un estudio de costos. ¿Aún no se terminó?

Comentá la nota