Iniciará sus actividades el lunes 3 de noviembre Presentaron en sociedad el Centro de Rehabilitación Municipal

Será uno de los más avanzados del país. Atenderá a pacientes discapacitados de todas las edades y en forma gratuita. El martes llegará Cristina para inaugurarlo en forma oficial.
Con una recorrida por las instalaciones, en la mañana de ayer fue presentado para la prensa el flamante Centro de Rehabilitación Municipal "Pilares de Esperanza", construido y equipado luego de numerosas acciones conjuntas entre el Estado, empresas y particulares. El lugar será oficialmente inaugurado el martes, con la presencia de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

En el edificio, una estructura de 1.400 metros cuadrados de superficie, serán atendidas personas con problemas motrices, desórdenes neurológicos, o bien aquellos pacientes que estén encarando una rehabilitación, entre otras patologías. El secretario de Salud, Jorge Del Río, calificó al Centro como "una obra de una calidad impresionante. Prácticamente no hay en la provincia y en el país centros de este tipo, con equipamiento de última generación, para tratar a todas aquellas personas con capacidades diferentes. En muchos lugares se los esconde, acá sucede lo contrario, se les da todo y se los atiende".

A su lado, la secretaria de Educación, Cultura e Integración (UMGE), María del Carmen Rodríguez, señaló: "Este es un sueño mío, pero se logró con el apoyo del intendente Humberto Zúccaro, del gobierno de la Nación y también de empresarios e instituciones –como Transur y Amigos del Pilar- que hicieron donaciones en forma desinteresada".

La titular de la UMGE remarcó que el sitio "es de todos y para todos, con el objetivo de elevar la calidad de vida de quienes más lo necesitan. Creemos que ésta es la atención que todos se merecen".

Recorrida

Luego de un reconocimiento a Lorena Rosales, arquitecta encargada del proyecto, el kinesiólogo Rubén Castaño –director del Centro- encabezó un recorrido por las instalaciones. El profesional comentó que la iniciativa "es un desafío importante, ya que éste es un centro de alta complejidad en el cual se van a atender pacientes de tercer nivel desde el punto de vista asistencial". Castaño agregó que, desde el aspecto edilicio, "cumple con toda la reglamentación vigente, y desde el punto de vista académico reúne todas las condiciones para ser un centro de alta complejidad, símil al de los altos centros de recuperación, un poco inferior a FLENI, pero que puede tratar al mismo tipo de pacientes".

En la recorrida fueron presentados los diversos recintos que conforman el predio, como las salas de Fonoaudiología, de Psicopedagogía, el gabinete de Fisioterapia, el gimnasio de adultos, la sala de Terapia Ocupacional (donde se les enseñará a desempeñarse en cosas cotidianas a pacientes con problemas de motricidad) o el gimnasio infantil.

A su vez, la empresa Transur donó una torre para diagnóstico de trastornos de la deglución, aparato mediante el cual se detectan patologías deglutorias, las que se dan en un 50% de pacientes neurológicos. Es un aparato de última generación que sirve para disminuir la mortalidad del paciente con daño neurológico, con un diagnóstico del 100%, sin margen de error. Es la primera torre de la Argentina y cuesta alrededor de 15 mil dólares", comentó Castaño.

Sin embargo, la habitación que llamó la atención de todos los presentes fue la denominada sala sensorial, construida con fondos de la Ley de Cheques y equipada por la empresa Playtime. Dicha sala está destinada a gente de todas las edades, desde bebés hasta personas mayores, y contiene una gran cantidad de aparatos comandados desde una consola.

Ana María Galli, responsable pedagógica de la sala, explicó los recursos con los que cuenta, como un pelotero, fibra óptica, reposera, máquina de burbujas o proyectores de agua y de aceite. La mujer afirmó que se trata "de un ambiente muy contenedor, donde los niños se sienten seguros". Allí conviven aromas, luces y estímulos de todo tipo, incluyendo elementos interactivos, como una "pared táctil" (con botones que generan luces, graban la voz, lanzan aire fresco y demás aplicaciones). Al recinto, el paciente ingresará con un operador de consola y un terapeuta, y se trabajará con no más de tres o cuatro personas al mismo tiempo.

Luego de destacar que en el Centro se atenderá a gente con o sin obra social, Jorge Del Río señaló que el sistema de trabajo "será similar al cubano, donde hay aparatos y mucha gente que trabaja con el paciente. Acá se estará trabajando intensamente durante cuatro horas con un equipo multidisciplinario. Ahora, el paciente no va a tener que irse a Cuba".

Material humano

El Centro de Rehabilitación "Pilares de Esperanza" está ubicado en Ambrosetti y Los Perales, Kilómetro 50 de la Panamericana. En el lugar trabajará un plantel cercano a veinticinco profesionales, más quince personas entre administración, maestranza y mantenimiento. Funcionará en doble turno, de 8 a 12 y de 13 a 17, con una capacidad para unos 150 pacientes en módulo de tratamiento, y unos 15 o 20 realizando rehabilitación.

Comentá la nota