Inician sumarios por los alimentos en chiqueros

Lo confirmó el fiscal de Estado. El funcionario dijo que alcanzan a agentes de carrera del área.
El fiscal de Estado, Simón Hernández, confirmó el inicio de sumarios administrativos contra empleados de Desarrollo Social, a raíz de los alimentos de programas alimentarios para los pobres que administra el área, encontrados en chiqueros de Capayán.

El polémico caso, que tuvo una fuerte repercusión política y social, derivó en la salida de Marta Torres de Mansilla, una dirigente muy cercana al gobernador Eduardo Brizuela del Moral, del cargo, a pocas semanas de ser nombrada ministra, en 2008.

Hernández dijo que, más allá de la causa penal que sigue la Justicia -en la cual el Estado provincial se constituyó como actor civil-, se estuvo realizando una investigación sumarial a cargo de la dependencia, para determinar responsabilidades.

En este marco, y luego de recabar la información del caso, comenzarán los sumarios.

"Estamos por iniciar los sumarios para establecer las responsabilidades administrativas a varios empleados de Desarrollo Social. Se determinó algunos de los responsables, pero nosotros sólo podemos sumariar a quienes son funcionarios de carrera, no cuando son políticos", explicó.

Hernández comentó que "los sumarios alcanzarán a tres o cuatro empleados de carrera" del organismo, sin especificar los nombres o las áreas de Desarrollo Social a las cuales pertenecen los agentes.

El funcionario dijo que según la normativa vigente, los sumariados pueden recibir sanciones que pueden derivar en la expulsión de la Administración Pública.

Pedido

La salida de Hernández se da luego que la Comisión Investigadora creada en la Cámara de Diputados tras el escándalo por los chanchos alimentados con mercadería de Desarrollo Social, emitiera el dictado definitivo. En él, los legisladores concluyeron que Fiscalía de Estado debía realizar denuncias contra Marta Torres, Mónica Atrib, Marino Varela y funcionarios o ex funcionarios del área involucrados en el caso.

Para la Comisión, quedó acreditado que la mercadería del organismo asistencial encontrada en criaderos de cerdos era apta para el consumo humano. Y remitieron a estudios de la UNCA que habrían comprobado que la mercadería no estaba vencida ni presentaba riesgo alguno para las personas.

Además de esta irregularidad, los diputados remarcaron que no se respetaron los procedimientos estipulados para el decomiso y destrucción de alimentos no aptos, que poseen los depósitos de Desarrollo Social.

Comentá la nota