Inician el Registro Unico que solicita el Instituto Provincial para programas habitacionales

El trámite podrá realizarse entre las 8 y las 13, en el Centro Sociocultural Almafuerte de avenida Santamarina 840. Es la condición fundamental que establece el Instituto Provincial de la Vivienda para la "selección de postulantes para los distintos programas habitacionales". Hay un convenio firmado en 2008.
La Secretaría de Desarrollo Social del Municipio iniciará hoy en el Centro Sociocultural Almafuerte, tal cual lo había anunciado semanas atrás, la inscripción en el Registro Unico que busca conocer la cantidad de familias en situación de riesgo habitacional que requieren terrenos, viviendas y materiales para mejoras.

La medida fue anunciada por el gobierno del intendente Miguel Lunghi luego de que varias familias decidieran ocupar irregularmente viviendas en los barrios Movediza, donde permanece inconcluso el Plan Federal, y Smata, donde otro grupo de casas también está sin terminar.

Esa situación apuró la apertura del Registro Unico de Demanda Habitacional, que "es permanente, porque aquellos vecinos que no puedan concluir durante este mes no quedan excluidos, se les dará la posibilidad de anotarse y registrar su demanda, porque lo que en el fondo nos interesa es conocer la demanda de vivienda en la ciudad", explicó oportunamente Oscar Teruggi, secretario de Desarrollo Social de la comuna.

La modalidad de Registro Unico se divide en cuatro semanas, de acuerdo a la finalización del número del documento (ver cuadro). Los interesados pueden concurrir al Centro Sociocultural Almafuerte, en avenida Santamarina 840. Debe acercarse el titular con su DNI, certificado de estado civil y los DNI del grupo familiar.

"La idea es determinar el tipo y número de demanda habitacional, con lo cual creo que atacaremos tres universos posibles: el de la entrega de lotes a aquellos vecinos que tengan posibilidad de construir su vivienda, el de aquellos que puedan entrar en un sorteo para futuros planes de vivienda y, finalmente, el de aquellos vecinos que necesitan que el Estado los ayude para solventar alguna urgencia habitacional como es el hacinamiento y la necesidad de ampliar su vivienda".

Puntualmente, se trata de una resolución del organismo que data de 1998 y que "nunca fue implementada. Se impulsó desde la Secretaría de Desarrollo Social en 2006 la firma del convenio con el Instituto de la Vivienda y fue convalidada por ordenanza en 2006, pero hasta ahora no se había implementado" aclaró también en su momento Juan Pablo Frolik, jefe de Gabinete y promotor de la medida.

En tal sentido, el funcionario indicó entonces que "la expectativa era poner a disposición de los planes federales todas las tierras que teníamos, pero dadas las nuevas circunstancias, hemos decidido encarar la implementación".

Instituto de la Vivienda

De hecho, es el Instituto de la Vivienda de la Provincia el organismo que promociona "el asesoramiento a los municipios sobre la implementación del Registro Unico de Demanda con posteriores auditorías".

Ese seguimiento posterior mediante auditoría pretende "verificar aspectos de su puesta en funcionamiento y características propias aplicadas en cada comuna, para la inscripción y selección de postulantes para los distintos programas habitacionales".

Ese organismo es el encargado de realizar estudios y proyectos de los planes habitacionales que encaren los municipios o la Provincia. También debe concertar con las distintas municipalidades de la Provincia, la estructuración de un régimen permanente de coparticipación técnica y cooperación financiera que posibilite, a través de la entrega de recursos a las comunas, el empleo de toda la capacidad potencial de ejecución que posean en materia habitacional.

Acuerdo en 2008

En marzo de 2008, Tandil junto a los municipios de Balcarce, Ayacucho, General Alvarado, Lobería, Necochea, San Cayetano y Benito Juárez suscribieron un acta de integración regional con el Instituto de la Vivienda y el Ministerio de Desarrollo Social bonaerenses, con el objetivo de coordinar acciones y propuestas para avanzar en la atención del déficit habitacional en cada uno de los distritos y darle celeridad a las obras en ejecución, entre otras acciones comunes.

El acuerdo se anunció, según información oficial, con el objetivo de "optimizar y reordenar el hábitat social".

El convenio establece que los mencionados organismos "exteriorizan su decisión de aunar esfuerzos, coordinar acciones, realizar las evaluaciones correspondientes, establecer propuestas en su consecuencia, instando la continuidad de las mismas con la afectación del personal necesario, destinado a materializar el objetivo común de optimizar y mejorar el hábitat social en los partidos citados".

También, se acordó que las acciones previstas están orientadas a "establecer la demanda crítica que permita atender el déficit habitacional consolidando el acceso a una vivienda digna a las familias de esta provincia; y viabilizar las obras en ejecución con la celeridad y eficiencia que la situación requiere".

Otra de las premisas es "propiciar la normalización y regularización de aquellas situaciones pendientes de solución, que se pudieran presentar en los distintos conjuntos habitacionales construidos con la participación del Instituto de la Vivienda y los municipios".

Comentá la nota