Inicia nueva edición del cruce de los Andes como un acto del Bicentenario

Soldados argentinos y chilenos partirán desde la celda de San Martín, en el Convento de Santo Domingo. Un día después, la columna civil encabezada por el gobernador José Luis Gioja e integrada por funcionarios, legisladores, jueces, un embajador y periodistas, seguirá el mismo camino.
Con un acto en la celda del Convento Santo Domingo, donde el general José de San Martín durmió en 1817, antes de conducir al Ejército Libertador a través de la cordillera de los Andes, en la gesta militar y política más importante de América, comienza el cruce de los Andes del Bicentenario, desde San Juan.

Se trata de la partida de más de 180 soldados argentinos y chilenos que, imitando a la columna que desde San Juan condujeron San Martín y O’Higgins, evocarán la epopeya, acompañados por medio centenar de periodistas, funcionarios, legisladores, jueces y particulares que se anotaron en la aventura cordillerana.

El cruce de los Andes 2010 es la sexta edición de la expedición que todos los años para la misma fecha, viene organizando el gobierno provincial, con el objetivo de homenajear la gesta sanmartiniana, promover el turismo histórico y de aventura en la zona y demostrar que el general San Martín pasó por San Juan en su campaña libertadora.

La columna de efectivos de los ejércitos de ambos países se unirá a la columna civil el lunes en el Refugio Sardina, a 2.900 metros de altura sobre el nivel del mar, donde el general San Martín reunió a sus tropas, antes de iniciar la avanzada final sobre la cordillera y derrotar al invasor en Chacabuco.

Para llegar a ese lugar, los expedicionarios, encabezados por el gobernador José Luis Gioja, deberán transitar escarpadas laderas y desfiladeros durante tres días a lomo de mula y traspasar el Portezuelo del Espinacito, que es la cumbre de la cordillera de la Ramada, a 4.700 metros sobre el nivel del mar, antes de encarar la cordillera frontal.

La partida de la columna civil está prevista el sábado desde la estancia Los Manantiales, donde se proyecta construir pistas de esquí, y hasta donde los expedicionarios llegarán en camionetas y montarán sus animales para iniciar la travesía hasta llegar a las Trincheras de Soler, después de unas 8 horas de cabalgata.

El domingo, al toque de diana, la marcha montada de unas 10 horas llevará a los aventureros hasta el Refugio Sardina donde el Ejército se dividirá en dos, tal como lo dispusiera San Martín en su estrategia para dividir las fuerzas realistas que esperaban al otro lado de la cordillera.

Una sección partirá por el paso de las Llaretas y el grueso de la columna, tal y como lo hiciera el Padre de la Patria, irá por Valle Hermoso a traspasar a suelo chileno y reunirse, un día mas tarde, con la avanzada venida desde Mendoza, al mando del general Las Heras, en Las Achupallas, en territorio trasandino.

En el límite internacional, donde desde hace seis años los bustos de San Martín y de O’Higgins presiden el paisaje, habrá un acto conjunto con una delegación chilena que marchará, desde su país, al encuentro de los argentinos.

Luego, el ejército seguirá marchando unido hacia Las Achupallas.

En ese lugar, un nuevo acto recordará la escaramuza que el Ejército Libertador disputó y ganó con la primera resistencia realista en Chile y que sirvió para unir la vanguardia con la retaguardia y marchar hacia la batalla final de Chacabuco el 12 de febrero de 1817, donde empezó a gestarse definitivamente la libertad americana.

Será el primer acontecimiento de San Juan relacionado a los festejos del Bicentenario de la Patria y justamente, se rendirá homenaje a valores como el patriotismo, la entrega por la nación y la lucha por los ideales latinoamericanos, que se pusieron de manifiesto, aún a riesgo de perder la vida de cada uno de los 7.000 patriotas que cruzaron la cordillera de los Andes.

Comentá la nota