La DGR inicia mañana una serie de operativos de fiscalización a comercios por la entrega de facturas.

Mañana lunes la Dirección de Rentas iniciará una serie de operativos de fiscalización para controlar el nivel de ventas y la entrega de facturas en varios rubros comerciales. El organismo iniciará esta tarea en la zona del "mercadito" y en negocios específicos que fueron denunciados por los consumidores.
En declaraciones a Nueva Provincia el director de Rentas, Sergio Ríos, subrayó que además del mercadito, en la primera semana serán controlados firmas que se dedican al cotillón, salón de fiestas y distribuidoras y que para este fin "vamos a lanzar mucha gente en la calle".

No obstante aclaró que esto no implica que en la primera etapa no se controlen a otros comercios "como las librerías o las del rubro gastronómico, donde haremos operativos nocturnos".

Estudio previo

El funcionario explicó que la decisión de realizar estos operativos surge de un estudio que ha permitido comprobar "que en determinados lugares, como en la zona del mercadito, existe una tendencia mayor a no entregar las facturas".

"Vamos a instalarnos en los comercios para comprobar su nivel de ventas y la entrega de las facturas a los consumidores", agregó.

Respecto de las posibles sanciones a los comercios que sean descubiertos violando esta obligación, especificó que "por ahora sólo podemos aplicar multas, es posible que este año contemos con la facultad de clausurar, que puede constituir una medida más eficaz" y adelantó que en este sentido "existe un proyecto que está a estudio del Poder Ejecutivo".

Consultado sobre una posible moratoria en términos similares a los que está encarando la AFIP, Ríos indicó que estuvo reunido con integrantes del Consejo Profesional de Ciencias Económicas que le acercaron una propuesta y reconoció que "hay una evaluación, que debe ser definida por el Ejecutivo". No obstante manifestó su posición personal sobre la iniciativa señalando que "existe un nivel de cumplimiento aceptable, que ha mejorado mucho" y que por lo tanto "no hay una situación grave como para avanzar en una alternativa como ésta".

Comentá la nota