Inhabilitan un paso internacional por el Chaitén

Inhabilitan un paso internacional por el Chaitén
El paso internacional de Futaleufú, que vincula Argentina con Chile y se encuentra ubicado en la Ruta Nacional 259, se encuentra interrumpido para la circulación vehicular, debido a la erupción del volcán Chaitén.
Además, mediante un comunicado, Vialidad Nacional informó que se aconseja transitar con precaución en los tramos Esquel-Tecka y Esquel-El Bolsón, de la Ruta Nacional 40, y en Esquel-Trevelín, de la 259, debido a la suspensión de cenizas en el aire que provoca una reducción en la visibilidad.

Entre los consejos para quienes transiten por el lugar, Vialidad Nacional enumera "circular con cuidado, en horario diurno, respetar las velocidades máximas y mínima", así como también "llevar las luces bajas encendidas y colocarse el cinturón de seguridad".

En tanto, hasta este momento la situación en la Cordillera chubutense es normal y no se registran grandes niveles de cenizas, según informaron fuentes oficiales.

Localidades chubutenses como Trevelin, Corcovado, Cerro Centinela, Los Cipreses y Aldea Escolar son los lugares donde el gobierno de la provincia dispuso un plan de contingencia.

Treinta personas continuaban habitando en la base del volcán Chaitén, cuya actividad no varió en las últimas horas, informó una fuente del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile.

El subdirector Nacional de Geología, Waldo Vivallo, informó que "la situación no cambió respecto de ayer" en la zona, luego de la erupción que se produjo el jueves último.

Vivallo dijo que "continúan con el monitoreo sismológico del volcán" y agregó que permanecen en la zona 30 personas, que se negaban a dejar el lugar.

El volcán chileno se encuentra ubicado en forma paralela a la ciudad chubutense de Esquel, y a 1200 kilómetros al sur de Santiago, la capital chilena.

El Plan de Contingencia puesto en marcha allí incluye el retiro de las cenizas con camiones y la recomendación a los pobladores de mantener ventanas y puertas cerradas, no abandonar sus hogares y mantenerse informados a través de los medios de prensa locales.

En Argentina, el principal efecto se sintió en algunas localidades de la cordillera chubutense, donde se registró la presencia de cenizas en el aire.

No hubo problemas ni evacuaciones y el gobierno de Chubut organizó un esquema de prevención, enviando colirio, barbijos y agua potable para reforzar la provisión en caso de agravarse el fenómeno natural.

El volcán se había reactivado el 2 de mayo del año pasado, luego de 9.800 años desde su última erupción registrada por los científicos, y desde entonces mantuvo una actividad variable aunque ininterrumpida, como lo indicó el vulcanólogo Gustavo Villarrosa.

Aquella violenta erupción llevó al gobierno de Chile a evacuar a la mayoría de los pobladores de la zona, en especial de la localidad de El Chaitén.

Comentá la nota