Los ingresos de la Provincia peligran por la baja del crudo

Esta semana el barril de WTI tocó los u$s 43,67. Si la caída persiste obligará a recalcular el precio de corte utilizado para liquidar las regalías.
Desde que los efectos de la crisis financiera internacional comenzaron a hacerse visibles, con la caída de las bolsas mundiales y de los precios internacionales de las principales exportaciones argentinas, se sabía que una de las correas de transmisión de las turbulencias internacionales a la Provincia sería la baja del precio de los hidrocarburos.

La dimensión de la caída, sin embargo, resultó menos previsible. Cuando a principios de octubre el barril todavía cotizaba por encima de los 100 dólares, pero con sobradas expectativas a la baja, la OPEP dejó trascender que no lo dejaría caer por debajo de los 75.

El pasado viernes el crudo WTI (West Texas Intermediate), que sirve como valor de referencia para el mercado local, se desplomó a 43,7 dólares, nivel que en caso de persistir obligará, de acuerdo a la legislación vigente, a recalcular el nivel de retenciones y, quizá, también el valor de corte de 47 dólares el barril sobre el que se obtienen las regalías neuquinas.

Alarma

Aunque reacios a declaraciones públicas tempranas, los funcionarios del gobierno provincial consultados por La Mañana de Neuquén reconocieron la preocupación. «Es que los números del Presupuesto 2009 están todos calculados con el crudo a 47», destacó una alta fuente de la Secretaría de Estado de Recursos Naturales.

Los funcionarios creen, no obstante, que Nación, aunque deberá muy probablemente alterar el cálculo del nivel de retenciones, no afectará el valor de corte para las regalías. «Así como a nosotros nos tocó perder con el petróleo a 140 ahora no pueden pedirnos que renunciemos a más regalías», comentaron. Desde la Secretaría de Hacienda, en tanto, expresaron que todavía es demasiado pronto para pensar en menores ingresos.

Legislación

Sucede que según el artículo 6° de la Resolución 394 de noviembre de 2007, cuando Miguel Peirano estaba al frente del Ministerio de Economía, desde el momento en que el precio internacional baja de 45 dólares existe un plazo de «90 días hábiles» para determinar el nuevo porcentaje de retenciones a aplicar. Este es el momento crítico en el cual también podría variarse el precio de corte.

En su momento, la Resolución 394 del Minsterio de Economía elevó el «valor de corte» para calcular regalías desde los 32 dólares el barril establecidos en la Resolución 532 de 2004 a 42 dólares. Posteriormente, Neuquén logró subir este valor a 47 dólares en reconocimiento de la calidad del «crudo Medanito», cuyas propiedades para la refinación son superiores a las del Escalante, crudo cuyo precio se utiliza como referencia para las exportaciones argentinas. El valor del Escalante oscila entre 6 y 8 dólares el barril por debajo del WTI.

Pero el objetivo principal de la 394 fue establecer retenciones móviles a los hidrocarburos. El «valor de corte» se utiliza en este marco para calcular los derechos de exportación de acuerdo a una fórmula matemática que a mayor precio internacional eleva la alícuota de retención.

El carácter móvil de estas retenciones desapareció en la segunda semana de noviembre (ver cuadro), cuando el precio internacional bajó de los 60,9 dólares. De acuerdo al artículo 5° de la resolución cuando el precio internacional es menor al de referencia (los citados 60,9 dólares) las retenciones pasan a tener una tasa fija del 45 por ciento.

Más del 50 por ciento del Producto Bruto Geográfico de Neuquén, el 55 según los datos oficiales de 2006, se origina en la actividad petrolera. Pero si se miran las concatenaciones con los restantes sectores se encuentra que prácticamente la totalidad de la economía provincial gira en torno al petróleo.

Dicho de otra manera; el Plan de Desarrollo de 8 cadenas de valor recientemente anunciado involucra a sectores que hoy sólo representan menos del 2 por ciento del producto. Visto desde el punto de vista presupuestario, alrededor de la mitad de los recursos provinciales provienen de las regalías hidrocarburíferas. Una caída en estos ingresos, por pequeña que sea, significa un fuerte impacto en las cuentas públicas.

La formación de los precios

Neuquén > El precio de los hidrocarburos tiene un componente que puede denominarse «real» y otro especulativo. El primero, explicado por la teoría económica, reconoce un piso en el costo de producción/extracción más elevado.

Este costo, en el caso de las arenas bituminosas o de la extracción off shore a grandes profundidades, puede llegar a más de 50 dólares el barril. En la medida que la demanda mundial necesita de estos yacimientos, estos costos determinan un piso. A este precio se suma luego el componente de la oferta y la demanda en un mercado sumamente imperfecto. Por el lado de la demanda existió en el último año y medio un corrimiento de activos en dólares a los mercados de commodities, entre ellos el petrolero, donde las operaciones a futuro indujeron fuertes distorsiones al alza.

Luego, cuando los capitales financieros comenzaron a buscar refugio por la crisis abandonaron estas posiciones y operaron en sentido inverso. En segundo lugar, si bien habrá una caída del consumo mundial esta no tuvo ni tendrá la dimensión implícita en la actual caída de precios.

Por el lado de la oferta, «controlada» por el cártel de la OPEP, parece estar funcionando la fábula del pastorcito mentiroso. Una vez que el desplome de las cotizaciones se hizo evidente, el cártel anunció que disminuiría la producción. En el pasado, estos anuncios solían tener un efecto prácticamente inmediato. Desde octubre parece no ser así. Los países se recelan. Nadie cree en el otro. El argumento es que quienes tienen necesidades financieras en un contexto de crisis no están dispuestos a renunciar a sus ingresos reduciendo ventas.

Comentá la nota