Ingolotti asumió como coordinador ejecutivo del Instituto PAIPPA

Profundizar el "proceso de liberación del pequeño productor" impulsado por el gobernador Gildo Insfrán fue uno de los desafíos asumidos por el agrónomo Aldo Ingolotti al asumir ayer como coordinador ejecutivo del Instituto Provincial de Acción Integral para el Pequeño Productor Agropecuario (PAIPPA).
El mandatario provincial junto al presidente provisional de la Legislatura Armando Cabrera, los ministros de la Secretaria General del PE, Antonio Ferreira, de la Comunidad y ex titular del PAIPPA, Alberto Zorrilla, estuvieron acompañando al flamante coordinador en el estrado central del sexto piso de Casa de Gobierno, donde se cumplió la ceremonia de asunción.

En principio, Ingolotti asumió el compromiso de brindar lo mejor de si en este nuevo desafío que se le presenta, al tiempo de agradecer al gobernador por la confianza que nuevamente deposita en su persona.

Gestión

Afirmó que la gestión de gobierno "esta sentando las bases que generan las condiciones para el crecimiento y el desarrollo de todos, pues, juntos con las obras y las acciones de gobierno que poseen un fuerte componente humano, social, integral y con una clara visión de integración territorial, hemos rescatado nuestro orgullo de ser y desde ahí proyectar nuestras realizaciones".

Significó la labor estratégica y planificada en marcha dentro de lo que definió como "proyecto liberador" en las facetas social, cultural, político, productivo, ecológica y ambientalmente equilibrado", subrayando que se trata del "camino correcto, pues el único soberano, que es el pueblo, lo ha ratificado una y otra vez a través de su abrumadora voluntad expresada en las urnas".

Recordó que "en 1996, cuando todo era difícil para el sector de la producción primaria, cuando el sistema mostraba a los pequeños productores como inviables, la respuesta vino de la mano de una reforma agraria revolucionaria", en directa referencia a la puesta en marcha del PAIPPA desde General Belgrano.

Sostuvo que esta decisión del gobernador Insfrán estuvo dada "desde un profundo conocimiento de la realidad de los campesinos formoseños, y, fundamentalmente, desde su intuición de estadista". Subrayó que ello se "cimentó en los sólidos principios peronistas", señalando que entre las convicciones con las cuales se activo el Programa de Acción Integral para el Pequeño Productor Agropecuario, estuvieron: "el trabajo es un derecho y un deber, porque cada hombre debe producir por lo menos lo que consume, que la tierra es un bien individual en función social, un bien de trabajo y no de renta, y que se debe promover el acceso a la propiedad de la tierra a quienes la trabajan".

No obvio de mencionar otros aspectos salientes del programa, como "la unidad, organización, solidaridad mediante la participación comunitaria comprometida, definiendo formas asociativas y recreando el esfuerzo y la cultura del trabajo".

Explico que desde aquel 1996 a la fecha "hay un largo camino recorrido, con realizaciones concretas, que tiene como destinatario a la familia campesina formoseña: Acceso a la propiedad de la tierra, la construcción de viviendas en la propia chacra, la comercialización justa del fruto de su trabajo, acceso a diferentes niveles de educación para que sus hijos tengan la posibilidad de educarse y acceder a nuevos conocimientos y tecnología, acceso al Seguro de Salud y una larga lista de oportunidades".

Comentá la nota