El ingeniero Jorge Ferraresi asumió como nuevo intendente de Avellaneda

Fue durante la sesión del Concejo Deliberante. Recibió un fuerte apoyo de Cacho Alvarez, quien este lunes jurará como Ministro de Desarrollo Social de la Provincia. Una multitud asistió al acto de asunción.
El 31 de julio de 2009 quedará registrado sin dudas como el inicio de una nueva etapa política en nuestra ciudad. Después de casi 14 años de gobierno municipal, el intendente Baldomero Alvarez de Olivera dejó la intendencia de Avellaneda en manos del ingeniero Jorge Ferraresi.

La ceremonia formal del traspaso de mando se realizó en el marco de la 9na sesión ordinaria del Concejo Deliberante, donde el cuerpo por unanimidad aprobó las licencias sin goce de sueldo de Alvarez y Ferraresi - como intendente y concejal respectivamente - ante una multitud de funcionarios, dirigentes, representantes de instituciones locales, militantes y vecinos.

En lo que fue su último día en el municipio, Alvarez agradeció al Concejo Deliberante, tanto al oficialismo como a la oposición, por el «trabajo en conjunto que llevamos a cabo durante todos estos años», y pidió que acompañen a Jorge Ferraresi de la misma manera en la que lo acompañaron a él.

«Estoy seguro de que Ferraresi tendrá éxito en su gestión y espero que en 2011 pueda ser puesta a consideración de la ciudadanía», expresó Alvarez, en lo que significó un fuerte respaldo a quien durante sus cuatro mandatos como intendente ejerció como secretario de Obras y Servicios Públicos de la comuna.

Posteriormente fue el turno del presidente del bloque de concejales del Partido Justicialista, Jorge Degli Innocenti, quien expuso una breve reseña de lo actuado por el peronismo de Avellaneda desde 1985 hasta la fecha, y a continuación hicieron uso de la palabra Isabel Rodríguez (Coalición Cívica), José Alessi (Unión Celeste y Blanco) y Hernán Doval (Frente para la Victoria), quienes expresaron sus deseos de éxito a Cacho Alvarez en el Ministerio provincial, tanto como el acompañamiento a la gestión de Jorge Ferraresi, más allá de las diferencias políticas o ideológicas.

Por último, el presidente del Concejo Armando Bertolotto invitó a Jorge Ferraresi a hacer uso de la palabra.

El flamante intendente de Avellaneda agradeció emocionado a su padre por haberle enseñado «lo que es el peronismo», tanto como a sus familiares, compañeros de militancia y a su equipo de colaboradores que lo acompañó en estos años.

También hubo un sincero agradecimiento a un camionero - presente en el recinto - quien le salvó la vida el año pasado al bajarse de su vehículo y cortar el tránsito en la Ruta 9, para asistir a Ferraresi y su familia luego de haber sufrido un grave accidente automovilístico.

Ferraresi recordó sus inicios en la política local como asesor del bloque de concejales del PJ hace más de 20 años y su paso por la Universidad Tecnológica Nacional, a la que calificó como «mi casa».

Por último, el nuevo jefe comunal finalizó su discurso con sentidas palabras hacia el intendente saliente, a quien le reiteró sus deseos de al menos «empatar» con todo lo realizado durante su gestión municipal en nuestra ciudad.

«Dentro de 20 o 30 años, alguien revisará los archivos de los diarios locales y encontrará una foto de Cacho Alvarez en la que al pie dirá: el mejor intendente de Avellaneda de todos los tiempos», cerró Ferraresi.

Autoridades presentes

Entre las numerosas autoridades presentes en el acto de asunción del ingeniero Jorge Ferraresi, estuvieron el Obispo de la Diócesis Avellaneda-Lanús, Monseñor Rubén Oscar Frassia; el Senador Provincial, Roberto Ravale; el Jefe de Gabinete de la Defensoría del Pueblo de la Nación, Tomás Dadic; la directora del Registro Nacional de Reincidencia, Mónica Litza; el Defensor del Pueblo de Avellaneda, Dr. Sebastián Vinagre; el presidente de la Unión Industrial de Avellaneda, Alberto Santoro; el Juez de Garantías Dr. Luis Carzoglio; comisarios y capitanes de todas las seccionales policiales del distrito y los directores de los hospitales Fiorito, Ana Goitía y «Eduardo Wilde», entre otros.

Comentá la nota