Ingeniero Jacobacci, en la historia del Dakar.

La pequeña localidad rionegrina se dio el gran gusto de recibir a los competidores. Victorias del qatarí Al Attiyah en autos, donde Sainz sigue líder en la general, y de Coma en motos.
Metida en el sudoeste de Río Negro, la tranquila localidad de Ingeniero Jacobacci vivió un día que quedará marcado en su historia. No se sabe si volverá otra vez a pasarle, pero hoy sus diez mil habitantes -contando las zonas no urbanas- se dieron el gran lujo de recibir al Dakar. Una marca, un evento global televisado a más de 180 países.

La jornada tuvo un clima difícil, con viento soplando fuerte y en forma constante. Con la tierra y la arena volando todo el tiempo, castigando ojos, computadoras, comida. Nada queda a salvo. Pero no podía ser de otra forma: se sabía que en Jacobacci comenzaba un Dakar distinto, si se quiere más "Dakar", más parecido a las históricas ediciones africanas.

Si bien el marco de público fue bueno, lejos quedaron las más de 50 mil personas que recibieron la eterna caravana en La Pampa y en Puerto Madryn. Esa situación volverá a repetirse en los próximos tramos, con los pasos por Neuquén, San Rafael y Mendoza.

De todas formas, aquí todo el pueblo salió a las calles para ver de cerca si se justificaba tanto revuelo por unos quinientos autos, muchos de altísima performance. El vivac se acomodó en torno a la estación de trenes, cuyo perímetro -con un par de "trochitas" históricas dentro, una encendida y movilizada para las cámaras de la televisión francesa- quedó cerrado por completo.

A lo largo de la avenida Belisario Roldán, una de las principales de Jacobacci, decenas de puesteros se acomodaron para tratar de vender artículos regionales, comidas y merchandising del Dakar. Por esos espacios, algunos pagaron hasta 400 pesos el metro de stand, mientras que los que vendían comida tuvieron que desembolsar $150 por un puestito de 1,5 metros de ancho. "No creo que podamos recuperar lo que gastamos", se lamentó Jorge, que vendía remeras con el clásico logo de la competencia.

La etapa tuvo uno de los especiales más largos de la competencia, de 551 kilómetros, más otros 143 de enlace (antes y después). La parte de velocidad pura terminó en Maquinchao, donde desde temprano cientos de personas se habían acomodado con carpas y camionetas a lo largo del camino.

En cuanto a los resultados, en motos la victoria de la etapa quedó para Marc Coma (Repsol KTM), con un tiempo de 5 horas y 18 minutos. El español, tras los problemas de ayer, volvió a recuperarse y se perfila como el gran candidato. Mucho más por los problemas del francés y número 1 Cyril Despres, quien terminó 47, a una hora del líder, y con chances cada vez más remotas. Otra vez, fue víctima de sus neumáticos.

Para destacar, la gran performance -entre los argentinos- de Fernando Cid de la Paz, que terminó en el puesto 34, a 52 minutos. El desempeño de los otros compatriotas fue el siguiente: Rubén Miti, 76; Andrés Junco, 87; Eduardo Alan, 108; Andrés Memi, 148. En cuatriciclos, Marcos Patronelli fue 12 y está octavo en la general.

En autos, la victoria fue para el qatarí Nasser Al Attiyah (BMW), con un tiempo de 4 horas y 29 minutos. Lo siguió el español Carlos Sainz (VW), a sólo 35 minutos. Así, el "Matador" sigue adelante en la general. En tanto, el argentino Orly Terranova (BMW) terminó séptimo, a 9 minutos de la punta (igual puesto en la clasificación general).

Para mañana, la cuarta etapa tendrá apenas 4 kilómetros de enlace en la salida de Jacobacci y un especial de 459 Km, seguidos por otros 25 de enlace hasta Neuquén.

Comentá la nota