La ingeniería de elegir decano

El decano de Ingeniería (UBA), Carlos Rosito, busca su reelección. La oposición reclama la inclusión de una profesora en el padrón para poder presentar una lista alternativa, que incluye al ex decano Cernuschi.
En la Facultad de Ingeniería de la UBA, las definiciones electorales se acercan con polémica. La semana que viene se realizarán los comicios del claustro de graduados, donde se presentan dos listas. Los profesores recién votarán a fin de mes, pero la postulación de la única lista opositora depende de una decisión que debe tomar el Consejo Superior de la universidad: una profesora que quiere ser candidata fue designada, tras un demorado trámite, sólo un día después de que se cerraran los padrones electorales. El actual decano de Ingeniería, Carlos Rosito, busca quedarse por un nuevo período al frente de la facultad, mientras que la oposición lleva entre sus candidatos a consejeros a Bruno Cernuschi Frías, quien fue decano y en 2005 terminó destituido al enfrentarse con la mayoría del consejo directivo.

Fue como consecuencia de aquel conflicto que Rosito resultó electo decano de Ingeniería. "Primero logramos pacificar la facultad, rehicimos el tejido social que estaba muy deteriorado e integramos la facultad a la Coneau. Ahora la gestión se profundizará y pondremos el acento, además, en optimizar los espacios edilicios internos", dijo Rosito a Página/12.

Las elecciones que definirán la conformación del futuro consejo directivo –que deberá elegir al próximo decano– comenzaron por el claustro estudiantil, en septiembre. Seguirán con los graduados del martes al jueves próximos y, finalmente, los profesores votarán la última semana de este mes. Por el momento, el único candidato confirmado para pelear por el decanato es el propio Rosito. En el camino quedaron las aspiraciones del vicedecano, Jorge Campanella, que un año atrás comenzó a trabajar para asentar su candidatura, recientemente declinada.

En el claustro de graduados hay 8400 egresados habilitados para votar, aunque suele participar alrededor del 10 por ciento del padrón. Esta vez se presentarán dos listas. La tradicional Línea Recta, compuesta por un heterogéneo espacio político de radicales, peronistas, centroizquierda e independientes, apoya la reelección de Rosito al frente de la facultad para el período 2010-2014. La Lista 9 también tiene tradición en el escenario político de la facultad y está vinculada con un grupo de agrimensores, que hoy detentan la minoría del claustro en el consejo directivo. El ingrediente que se agrega aquí es la presencia entre los candidatos de Juan Manuel Pérez Seisdedos, un ex presidente del centro de estudiantes, perteneciente a la CEPA (PCR), una agrupación enfrentada a la gestión de Rosito.

Por el lado de los profesores, hasta el momento sólo la lista oficialista reúne las condiciones para postularse. "Hace cuatro años y medio que el concurso está dando vueltas y me designaron ayer (por el miércoles pasado). Pero el padrón se cerró un día antes y allí figuro como profesora asociada. Por doce horas –entre mi designación y el cierre de padrón– no puedo ser candidata", reclamó Adriana Calvo. El reglamento dicta que las listas de profesores deben estar compuestas por ocho profesores regulares titulares. Si la oposición no consigue un reemplazante para Calvo, la lista no podrá participar del comicio.

Ante la situación, Calvo y el grupo de profesores opositores presentaron un reclamo ante el decano y éste lo elevó al Consejo Superior de la UBA. "La designación ya contaba con la aprobación de la Comisión de Concursos del consejo quince días antes de que se aprobara en la sesión", indicó la profesora. Consultado por este diario, el decano Rosito prefirió no opinar sobre el tema. Ahora, los profesores opositores deberán esperar a que se expida la Comisión de Reglamento del Consejo Superior, que se reunirá el próximo lunes en forma extraordinaria. El cierre para la presentación de listas en Ingeniería vence el martes que viene.

Por el momento, el único claustro que ya tiene definida su representación en el consejo directivo es el estudiantil. Los alumnos eligieron a la agrupación independiente de izquierda MLI, que tendrá las tres bancas por la mayoría. El consejero de minoría quedó en manos de El Gradiente, la agrupación de centroizquierda que ocupaba la mayoría. Los consejeros electos del MLI también aspiran a que logre presentarse una lista opositora de profesores para abrir una brecha en el bloque oficialista y sumar aliados por la minoría.

Comentá la nota