"Ingeniería crece, se consolida y celebra una vida de entrega, esfuerzo e ilusiones"

Así definió el representante por el sector no docente, Osmar Zalazar, anoche durante el acto central por el cincuentenario de la Facultad de la UNNE.
La conmemoración fue atravesada por el recuerdo y homenaje a los pioneros, pero en la que también destacó sus logros. Estuvieron representados los tres poderes del Estado y las instituciones más destacadas de la provincia.

"Cuando comenzamos teníamos un complejo de inferioridad, temíamos ser ingenieros de tiza y pizarrón, que sepan menos que los de La Plata o Rosario; sin embargo ese complejo nos condujo a la excelencia", aseveró el político y octavo egresado de la carrera, Rafael González desde Aula Magna "D. Raúl Alfonsín", del campus Resistencia.

El chaqueño en el Directorio del Banco Nación fue el primer orador de la noche, y antes de referirse al acto admitió que afrontaba su discurso más difícil. "Estaba en el tercer año del secundario cuando me vinculé con esta institución, allá por 1959 cuando se discutía su permanencia en la provincia y evitar su traslado a Corrientes", recordó. Luego reconoció la trayectoria y experiencia de memorables ex docentes, incluso aquellos que venían desde Rosario en colectivo, "fueron apóstoles de la enseñanza", dijo.

Por último, el ex ministro de Economía del Chaco y ex intendente de Resistencia aseguró "estar orgulloso de haber egresado de esa casa" y retornó al punto de partida de sus palabras: "Cuando salí a las calles gritando ‘Ingeniería para el Chaco’ sin saber muy bien de qué se trataba, hoy puedo decir a los padres de esta criatura: ‘deber cumplido’".

El programa continuó con palabras de Néstor Romero, en representación del sector docente; Osmar Zalazar, por los no docentes; el decano de la facultad Jorge Pilar, y el decano de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), Oscar Valdés.

También se reconoció al primer director organizador de la carrera, Marcos Marangunic, ya fallecido. Sus hijos Rodolfo y Pedro vinieron desde Córdoba y Rosario, respectivamente. Ambos herederos del amor por las ciencias exactas y la docencia agradecieron la distinción asegurando que su padre "dejó una prolífica obra inédita que aún no fue editada y es material de consulta para profesionales que estudian matemática en el presente; es un ejemplo de vocación de servicio por encima de los intereses personales", agregaron.

"Sin Internet ni mails, apostaba fuertemente por la formación científica y tecnológica y hoy merece que una calle de Resistencia lleve su nombre", propusieron.

Alejandro Estanislao Pilar, primer graduado, también mereció un reconocimiento de las autoridades de la Facultad.

A la lista de homenajes se sumaron los docentes y no docentes que cumplieron 40 años de trabajo ininterrumpido.

También el no docente Emilio Benítez Ortega y los profesores Mario Bruno Natalini y Emilio García Solá con 50 años de antigüedad en la unidad académica.

Para estos dos últimos casos el homenaje cerró con la imposición de sus nombres a dos laboratorios de la carrera: el primero para el de Ensayo de Materiales y el segundo para el de Química.

En la conmemoración se proyectó un video institucional y actuó el coro de la UNNE.

Entre las autoridades invitadas estuvieron el arzobispo de la Arquidiócesis Resistencia, monseñor Fabriciano Sigampa; la presidenta de la Cámara de Diputados, Alicia Mastandrea; la intendenta de Resistencia, Aída Ayala; representantes de otras Facultades y Universidades de la región, de la policía del Chaco, Federal y del Ejército.

"Tenemos una Facultad prestigiosa, un equipo académico de calidad y profesionales egresados que se destacan en el país y en el mundo", dijo el docente Néstor romero.

Por último, añadió: "Conozco a los jóvenes docentes que nos sucederán y sé que consolidarán los próximos 50 años; el futuro está en sus manos".

Comentá la nota