Con la infraestructura, a marzo

La comunidad de la Escuela Técnica Nº 3 salió a la calle a reclamar que se realice una serie de obras en la institución. Esto hizo que el tema tomara estado público y se acelerasen algunas acciones. Pero también, que a partir de este caso, se conozca la realidad de muchos colegios donde los chicos asisten a clases en condiciones que no son las ideales.
Son en total más de 2.000 alumnos los que concurren diariamente a la Escuela Técnica Nº 3 en sus diversos turnos y estos chicos tienen a su disposición nada más que 9 baños químicos. Este es un solo ejemplo de los varios que hay en el establecimiento educativo ubicado en 14 de Julio 2550 para demostrar que la educación en Mar del Plata, al menos en cuestiones edilicias, se lleva un aplazo así de grande y se va directo a marzo, sin contemplaciones. En este caso en particular, además de estar clausurados los baños, tampoco tienen calefacción, ya que la empresa Camuzzi se llevó un medidor a raíz de una pérdida y el desperfecto todavía no fue solucionado.

Los reclamos vienen de tiempo atrás, pero tuvo que salir la comunidad de alumnos y padres a la calle a protestar para que los funcionarios de turno aceleren los trámites y se acerque algún tipo de respuesta. Manifestaciones en la puerta de la Escuela, en el Consejo Escolar, en la Municipalidad, hicieron que se tenga en cuenta esta situación y se prometa lo que, claro, todavía no llegó. El director de la EET Nº 3, Osvaldo Abbadie, explicó que las demoras en las obras se dieron por falta de oferentes en las licitaciones y detalló los recaudos que deben tomar para poder lidiar con los problemas y la conducta de los chicos. Además, destacó el contexto en el que actualmente se están dictando las clases.

N&P:- ¿Desde dónde viene esta problemática que tienen en los baños?

O.A.:- En realidad esto tiene historia, no surgió en el último tiempo sino que viene incrementándose con el paso del tiempo y desembocamos en que por dos llamados consecutivos se declarara desierta la licitación. En una de ellas no hubo oferentes, a fines del año pasado, y en la otra porque el único oferente no reunía las condiciones legales necesarias como para poder iniciar una obra de esta magnitud, que fue a principios de este año. Ante el reclamo de la comunidad, nosotros veníamos haciendo las gestiones y trabajando en el tema, y lo que logramos a través de un pedido personal que hice es que se desdoble el pliego.

N&P:- ¿Qué pasaba con el pliego?

O.A.:- Ocurría que cada obra nueva que necesitaba la escuela se iba agregando a ese pliego original, con lo que habíamos llegado a un monto de $800.000 de obra. Pero no era tanto por el monto, porque hoy en Mar del Plata se están haciendo escuelas enteras de $ 3.000.000 o más; el problema eran los rubros. Había rubros de carpintería metálica hasta de gas, entonces es muy difícil que alguien licite por todos los rubros que había que hacer en la escuela, que eran 30, más o menos. Por lo tanto se decidió desdoblar en por lo menos una obra de gas que ya están haciendo, y en una cuestión transitoria, de poner en marcha algunos de los baños como para que puedan tener más comodidad. Mientras, la licitación de la parte de obra civil sigue adelante.

N&P:- ¿Qué población tiene la Técnica 3?

O.A.:- Son más de 2.000 alumnos y 600 personas de personal, grandes, adultos. Podríamos estar hablando de la población completa de un pueblo si sumamos a los padres y demás. Sería un pueblo de la provincia de Buenos Aires.

N&P:- ¿Y actualmente cómo se arreglan?

O.A.:- Una solución fue… bah, ninguna solución, porque 8 ó 9 baños químicos, en realidad, no solucionan nada, ya que son baños para usar en forma muy transitoria y esporádica. No son para usarlos en una escuela, menos que menos en una que tiene tres turnos y está continuamente en funcionamiento. Si bien a la empresa no tengo nada que reprocharle, porque ellos van con el camión, levantan los módulos que ya están usados, dejan un módulo nuevo, eso no es problema. El problema es limpiar el módulo adentro; los chicos son chicos, y no hacen uso de los módulos a conciencia, como una persona mayor. En fin, se van sumando problemas que por supuesto complican la situación. Los baños químicos podrían haber sido una buena salida en una emergencia, pero no como solución definitiva.

Tiempos

N&P:- ¿Ustedes cuentan con algún plazo de tiempo para solucionar estos asuntos?

O.A.:- Nosotros lo que hicimos fue un acuerdo, digamos, que mientras se respete lo prometido, vamos a seguir poniendo la buena voluntad, tanto los grandes como los chicos, para seguir teniendo clases. El acuerdo es que se inicien las obras de gas, ya que no hay calefacción porque no hay gas. Camuzzi levantó uno de los medidores porque había una pérdida. Hay que arreglarlo, y en eso se está trabajando.

N&P:- ¿Qué otros problemas están teniendo en la institución?

O.A.:- Además hay una cuadrilla que está haciendo reparaciones varias de algunos desagües, ellos también están trabajando y todo se está llevando adelante en los plazos legales. Nosotros no podemos, ni el Consejo ni nadie, evadir los plazos legales para el nuevo llamado a licitación. Se está trabajando en eso, en poder sacarlo lo antes posible. Ya está en La Plata el pliego para que se llame a licitación, en realidad. Porque no somos necios: sabemos que una obra no se empieza y a los 10 minutos vamos a tener gas. Pero mientras se esté trabajando, vamos a poner toda nuestra voluntad para continuar con las clases.

N&P:- ¿Sería fundamental, no, que se terminen de articular los mecanismos de mediano plazo para no andar corriendo siempre detrás del último problema?

O.A.:- Sí, la obra lamentablemente por este asunto de la acumulación de rubros, no salió. Los pliegos estaban hechos desde el año pasado, de hecho esto tiene una historia mínima, diría, de tres años. Porque se fueron agregando obras sucesivamente y los últimos pliegos salieron a fines del año pasado, que nosotros pensábamos que si eso llegaba a buen puerto teníamos todo el verano para que la empresa que tomara la obra trabajara. Pero lo lamentable fue que no resultó adjudicada porque no hubo empresas que se presentaran.

Reclamos y respuestas

Como se puede observar, el caso de la EET Nº 3 no es el único. En el Jardín Municipal Nº 1, al que concurren 79 chicos, hay serios problemas con la calefacción, el agua y además se debe sumar una situación extrema si se tiene en cuenta que se trata de un jardín social asistencial: no fue designado el cocinero. Raquel Ucha, secretaria de la institución, explicó: "es una cadena de sucesos que vienen desde la falta de calefacción, que ya tenemos, y la falta de agua que fue en toda la ciudad; pero al cargar el tanque, que estaba limpio y sellado, dicho por los bomberos mismos, se contaminó por el agua que nos proveyeron".

Además, como en una sucesión de eventos desafortunados, la directiva explicó que, si bien durante aquellos días en que a la ciudad le faltó agua por la rotura de la estación de bombeo de OSSE en Plaza Mitre, fueron suministrados con agua mineral y bidones, cuando el coche bomba llegó al Jardín, al querer llenar el tanque, se desestabilizó y la masa de agua golpeó un pilar de entrada por lo que se cayó un paredón. Esto sin contar que como el agua se contaminó, se corría el riesgo de que los chicos tomaran agua de las canillas.

Entre todos estos asuntos estructurales, además la institución no contaba con un cocinero designado. "El suministro de desayuno se estaba dando, alguna merienda reforzada, frutas, todo lo que no significara cocina en sí mismo. Lo del cocinero son cuestiones administrativas que estaban pedidas, estaban las notas hechas, pero escapaba a la decisión nuestra. Éstas son cosas que no nos corresponden". Las designaciones le corresponden al secretario de Educación, Néstor Lofrano.

Y claro, una vez que el tema salió a la luz pública, hubo respuestas. "Los papás, visto justamente el tiempo que pasaba, la altura del año en la que estábamos, además de todas nuestras notas y todos los pedidos y citaciones que tuvimos para ver cómo podíamos resolver esto, fueron los que se movilizaron. Y bueno, evidentemente eso fue un poco más de peso y de apoyo. Ahora ya tenemos calefacción y cocinera", comentó Ucha. De todas maneras hay otros detalles que parecen absurdos, como por ejemplo que sólo haya, según les explicó Lofrano, cinco albañiles para atender todo el sistema y por eso el pilar caído sigue sin ser arreglado. De todas maneras, como destacó la secretaria, "en ningún momento queríamos perjudicar o alterar el sistema y las clases se dieron permanentemente".

Comentá la nota