Infraccionaron boliche de funcionario municipal: apeló y presentó su renuncia

El área de Inspección General infraccionó el resto-bar La Rocca, propiedad del titular de Tránsito y Transporte municipal, Alejandro Valdez, debido a un supuesto cambio en el destino comercial. Además, los vecinos del comercio se quejan por ruidos molestos. El funcionario apeló la infracción, y puso a disposición su renuncia al cargo. “No hay incompatibilidad”, consideró.
El director General de Tránsito y Transporte de la municipalidad, Alejandro Valdez, puso su renuncia a disposición del Intendente, Marcelo Cascón, luego que saliera a la luz que su boliche “La Rocca” había sido infraccionado.

El área de Inspección General infraccionó el local –ubicado en Elflein y Rolando- ya que su habilitación comercial corresponde al rubro restaurante, pero con posterioridad al horario de cena funciona como pub bailable.

Paralelamente, el área de Inspección recibió numerosas denuncias de vecinos que presentaron sus quejas por ruidos molestos.

Ante este panorama, Valdez apeló la infracción mencionada argumentando que la habilitación se corresponde con la actividad del local, y que “no existe una figura adecuada” para enmarcar la propuesta del boliche. Ahora, el Juzgado de Faltas Nº 1 debe expedirse en cuanto a la procedencia de la infracción. “Si es necesario recurriremos a la Justicia”, dijo Valdez a este medio defendiendo el encuadramiento de la habilitación.

Por otra parte, el funcionario aseguró contar con “estudios técnicos” que “demuestran que el sonido no supera lo límites permitidos”, y que la acústica “está dentro de los parámetros normales”.

“Las denuncias comenzaron en febrero, cuando se estaba realizando la obra. Los vecinos no querían nada construido ahí”, argumentó.

Valdez presentó el pasado martes su renuncia al Intendente, quien deberá evaluar si corresponde aceptarla. “Cuando Cascón me ofreció el cargo le informé sobre este emprendimiento. Además soy abogado y mantengo mi estudio jurídico abierto. No creo que haya incompatibilidad ya que no le vendemos nada al Estado”, analizó.

El titular de Tránsito y Transporte se mostró “sorprendido” porque durante la última reunión entre el Ejecutivo y el gremio SOYEM “se trató el tema de mi bar como una cuestión de Estado”.

“Yo hice todo en forma transparente, y si se me indica que no es compatible renuncio a la función pública”, agregó.

“No voy a dejar de hacer mi vida privada por la función pública”, definió finalmente. (ANB)

Comentá la nota