Un informe revela que en Mendoza trabaja el 30% de los niños

Un trabajo de la Comisión Provincial para la Erradicación del Trabajo Infantil (Copreti), dependiente de la Subsecretaría de Trabajo, reveló que 1 de cada 3 niños del nivel primario trabaja.

Un informe de la Comisión Provincial para la Erradicación del Trabajo Infantil (Copreti), dependiente de la Subsecretaría de Trabajo, reveló que 1 de cada 3 niños del nivel primario trabaja.

Este organismo, creado por el gobierno de Celso Jaque, ha realizado durante el año cientos de controles de trabajo infantil. Es la primera vez que este tipo de inspecciones se realizan ya que no existían antecedentes de controles similares.

Se considera trabajo infantil a las actividades laborales realizadas por menores de 15 años. El piso antes era de 14 años, pero este año se elevó a 15, y para 2010 debe incrementarse a 16 años, según lo establece la ley 26.390.

Erradicar el trabajo infantil es uno de los Objetivos del Milenio que se planteó la Organización de las Naciones Unidas para 2015, metas a las que Argentina adhirió.

El sector rural es donde más chicos trabajan en nuestra provincia y el número de niños que realizan actividades laborales se incrementa cuando llega la época de la cosecha. El informe de la Copreti dice que el 32,56% de los alumnos de nivel primario realiza un trabajo: implica 37% de la EGB1 (primero, segundo y tercer grado), 35% en EGB2 y 28% en EGB3.

En los controles realizados se detectó además que el 10% de los chicos que trabajan no asisten a la escuela.

Desde el sindicato docente alertaron que hay una gran cantidad de chicos que realizan trabajos en su casa y que no pueden ser detectados por las inspecciones de la Subsecretaría de Trabajo. “Hay muchos niños, especialmente niñas, que realizan labores en su casa, tales como el cuidado de sus hermanos, o hacen la comida”, dijo la secretaria gremial del Sute, Cristina Raso. “El problema es que muchas de estas niñas comienzan a bajar su rendimiento y terminan abandonando”, añadió.

Esta situación se produce porque la delicada situación económica obliga a que en muchas familias trabajen tanto el padre como la madre, por lo que los niños quedan solos y los más grandes se ponen al cuidado de sus hermanos más pequeños cuando los padres no pueden pagar a alguien que los cuide.

Cuando una empresa tiene chicos trabajando se la multa, e interviene la Dinaf (Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia) para que los niños no vuelvan a trabajar.

Comentá la nota