Informe oficial: inconsistencias en las declaraciones de los Kirchner

La Justicia detectó 22 diferencias entre lo que dijeron Cristina y Néstor Kirchner.
Existe sólo un informe oficial sobre los bienes de Néstor y Cristina Fernández de Kirchner y allí aparecen más de 20 inconsistencias que fueron detectadas al comparar las declaraciones presentadas entre 2004 y 2007.

El informe de 16 páginas, al que accedió Clarín, fue firmado el 16 de abril de 2008 por los contadores auditores de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) y sirvió de base para la apelación que, en aquel mes, realizó el por entonces fiscal Manuel Garrido ante la Cámara Federal.

Debido a esa apelación, el caso sigue abierto en la FIA y, al mismo tiempo, archivado en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral. Así lo resolvió la Sala II de la Cámara Federal. Si se encuentra alguna nueva prueba, Canicoba Corral puede abrir la investigación. El período que tiene archivado este juez federal y que es el que analizaron los funcionarios de la FIA abarca desde 2005 hasta el 11 de diciembre de 2007.

El informe de los contadores auditores de la FIA, donde se revelan falencias en las declaraciones juradas, se conoce al mismo tiempo que se está realizando una pericia en el Cuerpo de Peritos Contadores de la Corte Suprema de Justicia sobre el crecimiento patrimonial del matrimonio durante el año pasado.

Ese estudio lo solicitó el juez federal Norberto Oyarbide quien tiene a su cargo el expediente para determinar si se justifica el crecimiento patrimonial declarado por los Kirchner en el año 2008. Los Kirchner admitieron ante Oyarbide que su patrimonio llegó a los $44.307.672,94 y que el año pasado se incrementó en $27.802.400,50.

La comparación hecha en la FIA cuando la dirigía Garrido, se realizó en base a las declaraciones que presentó Kirchner mientras era presidente ante la Oficina Anticorrupción (OA) y Cristina ante el Senado de la Nación y la OA -en virtud de sus cargos como Senadora y Presidenta- . Además contrastaron las declaraciones con la presentación que hizo en 2008 el contador de la pareja, Víctor Manzanares, en la causa a cargo de Canicoba Corral. También ahí se encontraron incongruencias (Ver aparte).

Como son un matrimonio, las declaraciones de Néstor y Cristina deben coincidir. Pero eso no ha sucedido. Los contadores auditores de la FIA hallaron 22 falencias al comparar las declaraciones públicas presentadas en el Senado y en la OA. Algunas de ellas son:

En 2006 Kirchner declaró ante la OA una participación social en "Los Sauces S.A." por $45.000. Sin embargo, en la declaración de ese año de Cristina ante el Senado, no declaró que su marido poseía esas acciones.

Varios de los inmuebles declarados figuran en una de las declaraciones como casas y en otras como departamentos, y viceversa.

En las declaraciones de 2004, 2005 y 2006 ante la OA, Kirchner declara importes por Depósitos y saldo en cuentas bancarias, dinero en efectivo y deudas. En 2005 mostró una deuda de $276.340 con el Banco de Santa Cruz. En 2006 Néstor declaró más de $1.500.000 en deudas. Pero Cristina Fernández de Kirchner no declaró esos conceptos ante el Senado.

Tanto Kirchner como su esposa nunca declararon ante la OA ni ante el Senado poseer "Otros bienes Muebles no Registrables" que superen la cifra de $20.000 en conjunto o de $5000 por separado. En esta categoría se deben declarar los valores correspondientes a objetos de arte, plasmas, televisores LCD, reproductores de CD o DVD, computadoras, artículos de decoración, mesas, sillas, sillones, pianos, heladeras, cocinas, hornos a microondas. Es extraño que la pareja presidencial, que tiene un patrimonio de $44.000.000, no haya declarado este tipo de bienes.

Detalles menores como éste y mayores como otros, ponen en tela de juicio la credibilidad de las declaraciones juradas.

Una profunda investigación con todos los papeles a la vista -escrituras, recibos bancarios, formularios completos de la AFIP, etc.- despejaría todas las dudas acerca del crecimiento del patrimonio del matrimonio presidencial. Son los peritos de la Corte Suprema de Justicia los que deben hacerlo. Para que nadie sospeche.

Comentá la nota