Informe muestra que el superávit se retrajo 95%

Un informe de Sudamericana muestra hasta dónde la situación financiera de la Provincia se recalentó en los últimos meses y podría complicarse aún más apenas asuma Ricardo Colombi, quien reconoció los problemas y se atajó: peligran el aguinaldo y "chau" pases a planta.
EN ROJO. Sergio Tressens, ministro de Hacienda.

Mientras que se esperan los números de 2009, en 2008 el saldo del ejercicio cerró con 7 millones de pesos, según los últimos datos publicados por la Contaduría General de la Provincia, al cual tuvo acceso el portal noticioso de la emisora. Esto significa una contracción del superávit de un 95%, si se tiene en cuenta que en 2007 la Provincia arrojó un saldo de más de 148 millones de pesos. Según estudios privados el año cerrará con un déficit de 20 millones de pesos, aunque podría ser mayor. Anoche el gobernador electo Ricardo Colombi admitió su preocupación por las cifras provinciales, entre ellos la deuda flotante. La deuda general del Estado provincial aumentó un 42% en prácticamente un lustro.

Los números de la Provincia es el eje de la transición y cuyos resultados impactarán en los estatales, según advirtió uno de los dirigentes del sector docente, Gerardo Marturet. La deuda flotante que se estima cerrará este año, con unos 300 millones de pesos. La derogación de los últimos decretos firmado por Arturo Colombi, la imposibilidad de pagar el aguinaldo en tiempo y forma, son algunos de los temas que se relacionan con las cifras de la transición.

Los últimos documentos oficiales, publicados por la Contaduría General de la Provincia se corresponden con el ejercicio del año 2008 que, si bien mantienen un superávit, marcan una tendencia en baja. En un año la provincia pasó de tener un saldo de $148.384.686,51 (2007) a $7.341.001,83 (2008). Se trataría de una tendencia nacional ya que fueron varios los gobiernos provinciales que manifestaron poseer números en rojo. Algunas consultoras privadas señalaron que Corrientes cerraría 2009 con un déficit de 20 millones de pesos.

En la noche del lunes, el gobernador electo Ricardo Colombi anunció que por razones financieras derogará los últimos decretos firmados por su primo. Una traspolación, quizás, de una reunión con "cara de perros". El primer mandatario entrante, además admitió que habrá inconvenientes en el pago de aguinaldo en tiempo y forma. Y ratificó su preocupación por la deuda flotante, la cual, según estimó, cerrará este año en más de 300 millones de pesos. La deuda flotante es una de las preocupaciones. Históricamente este ítem de las cifras públicas registra altibajos. Hace 17 años rondaba los $75.481.035,16, mientras que en 2007 ésta se hallaba en los $168.007.908,70 y en 2008 ascendió a los $251.425.359,86. Aunque las proporciones se deben, quizás a las diferencias en el valor de las monedas.

Durante 2008, el último año con cifras oficiales publicadas, la deuda flotante, si bien presentó bajas en diversos ítems, las Cuentas de Orden Acreedoras y de Terceros aumentó exponencialmente. Pasó de los $27.167.218,24 a los $116.140.71,51. Bien conocidos fueron los recortes que realizó la Nación luego del conflicto con el campo.

La deuda general de la Provincia aumentó aproximadamente un 42% en prácticamente un lustro. De los $2.068.157.046,41 (2003) pasó a los $2.944.554.177,93 (2008). El parámetro se debe a que en 2003 se pesificaron algunas deudas y el rescate de los bonos Cecacor estaba en marcha. Este ítems contempla tanto la deuda consolidada del estado provincial (las que están programadas), la flotante, así como de los organismos descentralizados no autofinanciadas como los autofinanciados (Dpec, Obras Sanitarias, Lotería y Casinos, Ioscor, IPS, Invico). En ese año, sólo la obra social del Estado y el instituto de viviendas percibieron incrementos.

Teniendo en cuenta únicamente el resultado financiero del ejercicio 2008 publicado por la página oficial de la Contaduría General de la Provincia, sin nombrar otros mecanismos de amortización, éste arrojó como resultado que fue de $7.341.001,83. Lo que representa una retracción del 95% aproximadamente. El ahorro fue casi 19 veces menor que en 2007. En dicho año, el resultado financiero arrojó un saldo de $148.384.686,51.

Vale señalar que la gestión de Arturo hasta 2008 mantuvo un superávit primario (si no se tiene en cuenta los intereses de la deuda). Tendencia que inició en 2002, durante el Gobierno de su primo, luego de un período de déficit.

Comentá la nota