Un informe comprueba contaminación petrolera en el Parque de la Ciudad.

El estudio derivó en marzo pasado al cierre del Complejo Industrial de YPF. En la actualidad las instalaciones se encuentran en pleno abandono y deterioradas. El trabajo estuvo a cargo de una consultora contratada por el Concejo Deliberante de Plaza Huincul y las muestras fueron enviadas al laboratorio Petrolab para su posterior análisis.
La primera alarma de contaminación en el Parque de la Ciudad fue la muerte de varios árboles que terminaban por secarse cuando eran cuidados y regados con esmero. Ello ocurrió los primeros días de marzo de 2009 cuando se trabajaba en un vivero en uno de los extremos del parque.

Después se supo que había una extensa mancha de hidrocarburo a unos tres metros de la superficie, que poco a poco mata toda la vegetación. El daño se investiga en una causa penal iniciada por el Municipio, pero más allá de las responsabilidades ante la Justicia, la pérdida será irreparable para los miles de vecinos que tenían en el Parque de la Ciudad su único lugar de recreación al aire libre.

El Parque de la Ciudad es un predio de varias hectáreas. Allí convive una cancha de rugby, varias canchas de tenis y decenas de parrillas montadas entre la nutrida vegetación. Desde que la contaminación fue detectada, el Parque quedó cerrado al público.

Ante los daños evidentes, el Concejo Deliberante contrató a la consultora Sistemas de Ingeniería en Seguridad, División Medio Ambiente (SIS), que realizó la toma de muestras para determinar hasta donde llega la contaminación. En simultáneo, desde YPF se realizó un informe de situación y se contrató a una empresa para la remediación, que en principio se calculó para ocho meses y después se estimó en más de un año.

Los resultados que constan en el informe de SIS denuncian contaminación en todas las muestras. Incluye el sector más cercano al Complejo Industrial Plaza Huincul de YPF, debajo de la cancha de rugby y de las de tenis, y llega hasta la ciclovía, lugar que es utilizado diariamente para cientos de personas para caminar. La empresa considera que la mancha tiene dimensiones menores.

Muestras positivas

Todas las muestras fueron enviadas por SIS al laboratorio Petrolab, que en su informe establece que todos los análisis demostraron contaminación, aunque en mayor proporción en las zonas cercanas al Complejo Industrial. Se encontraron Hidrocarburos Totales de Petróleo, como se denomina a varias sustancias químicas que en su origen derivaron del petróleo crudo.

Estas sustancias, si bien no fueron identificadas individualmente durante el análisis, pueden generar inconvenientes en el sistema nervioso de los seres humanos si son inhaladas. Y son más perjudiciales para el sistema digestivo y respiratorio si son ingeridas.

Deterioro

La contaminación detectada se encuentra a tres metros de profundidad de promedio, pero luego de las perforaciones realizadas para extraer las muestras es fácilmente detectable el olor en todo el Parque de la Ciudad.

Desde marzo casi no hay mantenimiento de las instalaciones. Las parrillas rápidamente se deterioraron, hay restos de árboles que se van secando a diario por todo el predio. Algunas personas intentan obviar el peligro y todavía ingresan para hacer deportes, aún cuando el olor a hidrocarburos en el aire es sumamente nocivo.

El Parque de la Ciudad legalmente volvió a ser propiedad de YPF, sin embargo su deterioro perjudica a toda la comunidad. Según SIS la causa de la contaminación probablemente sea la rotura de alguna cañería que pase por la zona, pero ello todavía no se corroboró.

Un pulmón verde en manos de YPF

Plaza Huincul > El Campo de Deportes, nombre original del ahora Parque de la Ciudad, fue creado por YPF, cuando aún era estatal.

Así como se construyó un gimnasio, un natatorio y un salón de eventos, la petrolera también montó un predio para la recreación de los socios del club YPF, que luego invitaban al resto de la población a disfrutar de un día al aire libre.

Con la privatización de YPF, el Campo de Deportes pasó a manos del club que pasó a ser una asociación civil independiente. Pero los escasos fondos hicieron imposible mantener en condiciones al Campo de Deportes y con los años se cedió la propiedad a los municipios de Cutral Co, Plaza Huincul y a la cooperativa Copelco, en calidad de comodato.

Finalmente el municipio de Huincul terminó responsabilizándose del lugar, hasta hace dos meses, cuando volvió a manos de Repsol YPF.

Comentá la nota