Informalidad creciente y caída del empleo

Informalidad creciente y caída del empleo
El enfrentamiento FIEL vs. INDEC ganó en voltaje ayer. Todo comenzó en la edición del viernes último de Ámbito Financiero, cuando los economistas de FIEL criticaron los datos oficiales sobre el mercado laboral. Ayer, Claudio Comari, de la Dirección de Encuesta Permanente de Hogares del INDEC, salió a responder. Tras ese «quiero retruco», Juan Luis Bour y Nuria Susmel elevaron hoy la apuesta al «vale cuatro». ¿Se animará mañana a responder el cuestionado organismo oficial de estadísticas que supervisa Guillermo Moreno?
En una nota publicada el viernes pasado en Ámbito Financiero, explicamos que con datos independientes de la AFIP sobre la evolución del empleo asalariado formal, se infiere que los partes de INDEC sobre aumento del empleo asalariado y caída de la informalidad son inconsistentes con la evidencia disponible. En este artículo vamos a aclarar un par de puntos que parecen confundir al funcionario de INDEC del área de EPH (Claudio Comari), que se encargó de responder la referida nota.

De hecho, el funcionario comienza su artículo confundiendo aportantes totales con aportantes asalariados, cuando todo el razonamiento se funda en la contracción del empleo asalariado.

Vayamos a los números. El cuadro muestra información de fuente pública y privada sobre la caída del empleo asalariado formal, que sugiere también que la caída se aceleró al finalizar el primer trimestre. Esta evidencia es inconsistente con la hipótesis de la EPH de INDEC de un incremento del 0,36% en el período.

La caída del empleo formal es importante. Datos de suspensiones y despidos, así como el incremento en el número de seguros de desempleo, van en el mismo sentido. Los datos registrales de AFIP y la Superintendencia de Riesgos del Trabajo son consistentes con esa caída. La excepción, por supuesto, son los datos informados por el área de EPH de INDEC.

El funcionario Comari sugiere, sin embargo, que el empleo subió. Para ello considera el aumento de aportantes a la seguridad social en lugar de la caída observada en los cotizantes (es decir, los que aportan efectivamente). El gráfico adjunto es elocuente respecto a la fuerte caída de formales.

Límite

El razonamiento del funcionario supone que el no pago de aportes es exclusivamente una cuestión financiera, que eventualmente se normalizará. En el límite, sin embargo, en esta definición todos son formales, aunque no paguen (algo inconsistente con las propias definiciones de la EPH). En suma, ¿están ocupados, son formales? Sería bueno que -en lugar de polemizar- INDEC publique las bases de datos de la EPH, algo que cesó de hacer en 2007, asumiendo que no tiene nada para ocultar.

En suma, los comentarios de Comari no desafían la evidencia disponible, y por lo tanto se sostienen nuestras conclusiones expresadas en la nota publicada en este diario el viernes 19 de junio. Es decir, estamos en presencia de un aumento de la informalidad asalariada y/o autónoma, y probablemente también de una moderada caída en el empleo asalariado.

Comentá la nota