Sin información, sobre el traspaso

Al no tener novedades respecto a las negociaciones por el traspaso, los trabajadores de la ex Mahle cortaron ayer Avenida Perón frente a la planta durante dos horas.
"Queremos que Mahle nos de información, si en verdad el empresario José Basualdo se hace cargo de la empresa, no queremos quedarnos sin trabajo", indicó Claudio Maldonado, delegado de los 139 trabajadores que no aceptaron el retiro, aunque la autopartista alemana les depositó el adelanto de la indemnización. Además, los operarios mantuvieron por la mañana una reunión en la delegación local de la Anses para completar los formularios donde solicitan el fondo de desempleo. En tanto, la viceministra de Trabajo provincial, Alicia Ciciliani, adelantó que la próxima semana está pautada una nueva reunión para definir el traspaso, y espera que "haya novedades concretas para este grupo de trabajadores".

Frente al hermetismo impuesto por los representantes de la multinacional alemana y los directivos de Kim SA, la empresa de aros de pistón para motos bonaerense que tiene un contrato de exclusividad para adquirir la planta rosarina, los trabajadores que mantienen la esperanza de ser reincorporados volvieron a protestar ayer con la realización de un piquete frente a la fábrica.

Antes de realizar la protesta, los delegados de los operarios que la semana pasada comenzaron a recibir los telegramas de despidos, se dirigieron hacia la Anses para completar los formularios para tramitar el fondo de desempleo, con el cual cobrarán durante un año 400 pesos mensuales y contarán con cobertura de obra social.

La angustia de los trabajadores crece a medida que pasan los días y no tienen novedades sobre el traspaso. El miércoles, el titular de Kim SA, Jorge Basualdo, se reunió con la ministra de Producción de la Nación, Débora Giorgi, y a pesar de los esfuerzos por conocer los resultados del encuentro, los operarios de la ex Mahle no saben si serán reincorporados por el nuevo dueño.

"Los trabajadores de Mahle tienen una lucha ejemplar. Una de las fortalezas que tiene este grupo de trabajadores es la ejemplaridad en la defensa de sus puestos de trabajo. Entendieron claramente que no iba a haber trabajo si no había empresa. Y lo primero que hicieron fue cuidar los bienes de la empresa", dijo Ciciliani.

Según la funcionaria, lo "segundo que hicieron fue buscar la visibilidad social, que la gente los vea y los reconozca como trabajadores que necesitan cuidar su trabajo, pero en una forma ordenada, pacífica, que no creó ningún caos social en la ciudad. La mayor fortaleza que tiene la planta de Mahle es la organización de sus trabajadores, a través de sus delegados, de sus asambleas".

La electa diputada nacional del Frente Progresista resaltó "el respeto que mostraron los trabajadores ante las autoridades, a pesar de la angustia y de la incertidumbre porque no siempre llevamos buenas noticias. Eso es lo que queremos hacerle saber a los empresarios, que hay un grupo de trabajadores que vale la pena".

Comentá la nota