INFORMACIÓN PARA LA SALUD El Gandulfo ofreció una charla para prevenir un rebrote de dengue

Personal médico del centro de salud lomense brindó algunas recomendaciones para evitar la eventual reaparición del mosquito vector del dengue.
La charla se desarrolló en el hospital y participaron autoridades del Consejo Escolar, miembros de la Cruz Roja y personal médico de las Unidades Sanitarias del distrito. Los disertantes aseguraron que "la prevención es la medida más económica y eficaz".

Bajo la consigna "sin criaderos no hay mosquitos, sin mosquitos no hay dengue", los médicos del Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora realizaron ayer una charla preventiva sobre la enfermedad. La convocatoria tuvo como objetivo "pensar propuestas y desarrollar nuevas ideas" por parte de todos los sectores que puedan articularse con la sociedad civil y concientizar a los ciudadanos sobre la importancia de "la prevención como principal herramienta en la lucha contra el dengue".

"En los barrios que recorrimos durante el verano se constató una disminución de casos de la enfermedad. En el barrio Tongui no se registraron personas afectadas por el dengue, por lo que consideramos de sustancial importancia anticiparnos a la enfermedad", afirmó Nelson Donato, integrante de la Comisión de Crisis del hospital.

Uno de los principales temas de discusión planteados por los médicos regionales fue cómo combatir al mosquito Aedes Aegypti. "Hay que tener en cuenta que el insecto no se cría en agua sucia sino en recipientes con agua limpia y pequeños, por eso es importante extremar las medidas de prevención en las casas", sostuvo Donato.

Los especialistas recomendaron "no usar aspirinas para el tratamiento febril y el dolor frontal de cabeza en casos sospechosos" y postularon a las charlas en las escuelas como principal herramienta de difusión. Ambas consideraciones tuvieron como eje temático los casos de divulgación en Cuba y Porto Alegre, donde las actividades creativas de propaganda fueron claves para la lucha contra la enfermedad.

En ese marco, los médicos subrayaron que "el tiempo de incubación de los huevos puede llegar a extenderse hasta 10 meses", por lo que hay que tener mucho cuidado con los recipientes que puedan acumular agua en las casas. Según los especialistas, el insecto se hizo fuerte por el tiempo y espacio en que ha llegado a extenderse, lo cual le otorgó una gran capacidad para sobrevivir a las fumigaciones.

"El mosquito puede volar a más de 4 mil metros de altura, lo cual dificulta la efectividad de las fumigaciones. El hecho de haberse desarrollado desde principios del siglo XX y a ambos lados del Atlántico le dio al mosquito una gran capacidad de supervivencia", apuntaron.

Otro punto de discusión fue la denominada "descacharrización", que consiste en evitar que se acumulen chapas, objetos metálicos y neumáticos en los patios para que dentro de ellos no llegue a almacenarse agua.

Comentá la nota