Información para beneficio de pocos

La Comisión Nacional de Valores multó con un millón de pesos a Alpargatas por ocultar información durante la adquisición de su controlante brasileña. La resolución pone fin al expediente que el organismo de control del mercado bursátil había iniciado en 2007 a partir de la oferta que presentó San Pablo Alpargatas a su filial argentina.
La sanción se "hará efectiva en la persona de los directores titulares". En ese entonces eran siete los ejecutivos liderados por Horacio Scapparone y José María López Mañán, según el texto de la norma. También se acusa a otros directivos y a sus familiares de priorizar su condición de accionistas al ocultar el valor de referencia de la operación. Los brasileños obtuvieron el control de la textil argentina en octubre de 2007, cuando desembolsaron 51,7 millones de dólares por 34,5 por ciento de la empresa y lanzaron una oferta pública de adquisición por otro 25,5 por ciento.

La causa se inició por omisión de información a los pedidos que hicieron las autoridades de control del mercado. A raíz de un rumor periodístico, la CNV y la Bolsa de Comercio solicitaron al directorio de Alpargatas información acerca de la posibilidad de que su casa matriz adquiriera el control de la subsidiaria argentina. El 22 de febrero de 2007, el director de Alpargatas, Ricardo López Seco, respondió aduciendo que el directorio "no intervenía" en tratativas relacionadas con la venta o fusión. Después, el 14 de abril, el vicepresidente de la firma, José María López Mañán, informó que unos accionistas le habían comunicado que Newbridge, Long Bar, Columbia HCA y otros "accionistas individuales menores" habían firmado una carta convenio no vinculante para la venta de acciones de Alpargatas.

El 13 de diciembre de 2007, la CNV instruyó el sumario. Entre los cargos formulados se destaca que "quienes participaron como vendedores en el contrato, directores y sus familiares, percibieron un precio mayor por acción que quienes participaron como vendedores en la OPA voluntaria de acciones de Alpargatas", señala la medida disciplinaria. De acuerdo con el texto, los directivos omitieron además divulgar información relevante durante el proceso de negociación que culminó en la firma del contrato de compraventa. Por ejemplo, se ocultó el precio de referencia. Varios de estos beneficiados presentaron sus renuncias invocando "motivos personales". Las defensas fueron variopintas. En cuanto a las renuncias, se señaló que invocar motivos personales constituye un gesto de delicadeza cuando hay "un cambio significativo en el control accionario sin ofrecerse su permanencia en el cargo". "En todo caso, el directivo no tiene obligación de renunciar pese a lo que estuviese pactado en el contrato de compraventa de acciones", señala la presentación de Alpargatas. Algunos afirmaron estar inhibidos de comunicar el contenido de la carta de intención, mientras que otros justificaron no informar en que puede "ganar más el mercado con la prudencia del silencio".

Finalmente, la CNV consideró que existen varios instrumentos que dan a entender que la compraventa se había concertado antes del 10 de octubre de 2007, como indicó la empresa. Este organismo público se basa en que varios ejecutivos reconocen la "existencia de omisión en contestar" el requerimiento de las autoridades del mercado. Por ese motivo multó a la compañía con un millón de pesos que deberá ser abonado en los próximos diez días.

Comentá la nota