La inflación de Santa Fe se disparó a 1,6 por ciento en marzo

La inflación en la provincia de Santa Fe experimentó un brusco salto durante marzo, cuando se registró una suba de precios de 1,6 por ciento. Los aumentos de precios en el rubro educación llegaron al 9 por ciento y lideraron el movimiento alcista. Pero también fueron muy fuertes los incrementos en alimentos, gastos para la salud e indumentaria.
Si había una expectativa de que los efectos de la desaceleración económica sirvieran al menos para moderar la búsqueda de ganancias extraordinarias por vía de los precios, las cifras de inflación de marzo sirvieron para sepultarla. El Indice de Precios al Consumidor (IPC) provincial, que en marzo arrojó alzas de 0,8 por ciento y en febrero del 0,3 por ciento inició el año escolar con una escalada que llevó ese nivel al 1,6 por ciento.

Así, los precios cerraron el primer trimestre del año con una suba del 2,7 por ciento. Es inferior a la del mismo período del año pasado, cuando la inflación acumulada fue del 4,9 por ciento pero también cabe recordar que ese número estuvo influenciado por el inicio del conflicto del campo, que en marzo provocó un alza del 4,2 por ciento.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en la provincia las subas estuvieron lideradas por el rubro educación, con un 9 por ciento. Pero también hubo alzas del 2,1 por ciento en alimentos y bebidas, del 1,7 por ciento en indumentaria, del 1,5 por ciento en vivienda y servicios básicos (en este sector se incluyen los alquileres), del 1,3 por ciento en equipamiento y mantenimiento para el hogar, del 2,8 por ciento en atención médica y gastos para la salud (incluye a las prepagas), y del 0,5 por ciento en educación. La única baja fue en el rubro esparcimiento, del 1,4 por ciento.

En el aglomerado Rosario, la remarcadora estuvo todavía más activa. El nivel general de inflación fue del 1,8 por ciento en marzo, con un aumento del 10 por ciento en educación, del 2,4 por ciento en alimentos, del 1,8 por ciento en indumentaria, del 1,8 por ciento en vivienda, del 1,15 por ciento en equipamiento y del 2,7 por ciento en atención médica. Los precios del rubro esparcimiento cayeron 1,5 por ciento.

Abusos. En un contexto en el que cerca de 10 mil trabajadores de la provincia son asistidos con subsidios salariales por el Estado nacional para paliar los ajustes decididos por numerosas empresas, y en un momento en el cual la demanda de asistencia a los organismos de atención social de la provincia crece a un ritmo del 20 por ciento interanual, la suba de precios agrega incertidumbre a los sectores de ingresos fijos.

En este caso, una opción para esquivar la crisis sería mudarse al maravilloso mundo que se refleja en los números del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), intervenido bajo la batuta del secretario Guillermo Moreno. En ese universo los precios crecieron en marzo 0,6 por ciento y en el primer trimestre 1,6 por ciento, el mismo aumento que reflejó el Ipec para sólo un mes en Santa Fe. La inflación provincial es relevada por el Ipec en base a los registros del aglomerado Rosario (Funes, Granadero Baigorria, Pérez, Rosario, Soldini, Villa Gobernador Gálvez, Capitán Bermúdez, Fray Luis Beltrán, Puerto General San Martín, Roldán y San Lorenzo), donde se toman 17.500 pesos. La otra fuente información es el aglomerado Santa Fe, donde se toman aproximadamente 9.500 precios mensuales.

En Rosario, los productos que tuvieron variaciones más alta en marzo fueron el durazno (15,3 por ciento), naranja (9,5 por ciento) y la acelga (7,6 por ciento). Las principales bajas fueron la manzana (-13,3 por ciento), el zapallo (-6,7 por ciento) y el tomate redondo (-4,6 por ciento).

Balanza

El Indec difundirá hoy el resultado de la balanza comercial de marzo, que habría arrojado un superávit de alrededor de 1.150 millones de dólares. La semana pasada, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anticipó que el primer trimestre del año cerró con un superávit comercial en torno a los 3.403 millones de dólares.

Comentá la nota