La inflación redujo el poder de compra de los Vales Pro Familia

La inflación, desde enero último, deterioró el valor de esta ayuda estatal, especialmente para adquirir productos frescos. El Ministerio de Desarrollo Social, en atención a esta circunstancia, analiza incrementar los montos.

El proceso inflacionario registrado en el país que repercutió particularmente en los alimentos de la canasta básica deterioró al mismo tiempo el alcance de los Vales Pro Familia, la ayuda económica implementada por el ministerio de Desarrollo Social que sin embargo se mantiene sin modificaciones desde hace meses.

Un relevamiento realizado por este diario así lo demuestra: cada vez es menor la capacidad de compra de los vales estatales, sobre todo si se compara con el "poder adquisitivo" que tenían durante los primeros meses de 2008 y finales de 2007.

El mayor déficit se advierte en particular cuando las familias intentan comprar alimentos frescos, que son los que tuvieron el mayor incremento. La leche, la carne y las verduras se encarecieron, en algunos casos, en más del 100 por ciento.

No es el mismo panorama, sin embargo, en cuanto a otros productos de almacén. Si bien la variación fue importante desde enero a la fecha, a raíz de acuerdos realizados por el Gobierno Nacional algunos productos elementales disminuyeron su valor casi a la mitad: tal es el caso del aceite, que en plena crisis por el conflicto con el campo llegó a venderse a más de 10 pesos la botella de 900 centímetros cúbicos, y ahora se consigue a 5 pesos. Igualmente, en la actualidad hay promociones lanzadas por los grandes supermercados y los comercios que reciben los vales para captar los compradores.

Aún pese a estas circunstancias, la ayuda estatal alcanza cada vez para menos, de tal manera que las familias más pobres no pueden elegir lo que quieren comer sino que deben optar lisa y llanamente por lo que les alcanza. Y de esta manera se incide en el espíritu mismo con el que fue creado el Vale Pro Familia.

Universo

Según datos proporcionados oficialmente, en toda la provincia hay 19.180 beneficiarios que reciben la ayuda de los Vales Pro Familia. Igualmente, se remarcó que persisten en el interior alrededor de 11.282 familias que reciben bolsones alimentarios como parte de la ayuda estatal.

Aunque se admite que la inflación deteriora el poder de compra de los Vales, se insiste con que esta ayuda representa sólo "el 30 por ciento del valor de la canasta básica establecida por el INDEC". Este valor también está definido en el marco de la aplicación de las políticas alimentarias que se definen desde el Gobierno Nacional y que se aplican en la provincia.

Las fuentes consultadas por este diario ratificaron que las autoridades del ministerio "analizan implementar un incremento a las escalas de los Vales Pro Familia" que reciben los beneficiarios. Es que a cada familia, de acuerdo con el número de integrantes y a otros parámetros analizados particularmente, le toca un monto diferente.

Igualmente, según se aclaró desde el ministerio de Desarrollo Social, las familias de escasos recursos son ayudadas "desde otros frentes y con otros programas" con los que se intenta, en definitiva, atender todas las necesidades.

Comentá la nota