La inflación en las provincias más que duplica a la del INDEC

Aunque guardan diferencias entre sí, las mediciones de inflación en el interior del país a cargo de las Direcciones o Institutos de Estadísticas Provinciales para la primera mitad del año siguen siendo superiores a las que el INDEC difundió para la Capital y el Gran Buenos Aires. La brecha llega hasta 2,6 veces.
Las diferencias se deben al distinto impacto que está teniendo la crisis sobre los consumos provinciales y, en algunas regiones, al efecto estacional de las vacaciones, pero en gran medida responden a los cambios introducidos en la medición porteña y del conurbano.

Así, entre enero y junio, los precios habrían aumentado apenas el 2,7% en la Capital y el Gran Buenos Aires y un 5,2% en doce meses.

En San Luis, que mide la variación de los precios con la metodología anterior a los cambios introducidos por el Instituto oficial, la suba se ubica en un 6,9% semestral y 12,3% interanual.

Y, en Santa Fe, que también sigue con la metodología normal, de enero a mayo (último dato disponible) acumula el 5,1%. Con el dato de junio podría acercarse al 6%.

Antes de que el área del IPC del INDEC fuera "intervenida", ambas mediciones eran convergentes.

Las diferencias de mediciones abarcan todos los rubros. Por ejemplo, para el INDEC entre enero y junio, los precios de los alimentos no se movieron, mientras que en San Luis tuvieron un incremento del 5%.

En los restantes rubros las diferencias se amplían porque en el "nuevo IPC" del INDEC las ponderaciones de servicios son reducidas y, en muchos casos, se basan en precios acordados o listas oficiales, inferiores a los valores reales que paga el consumidor.

En el resto de las jurisdicciones, las mediciones provinciales oficiales no son comparables con las del INDEC porque tienen canastas de consumo y metodologías distintas. No obstante, también registran subas de precios superiores.

Comentá la nota