La inflación licuó los ajustes salariales del último año

Los alimentos y artículos de limpieza, cosmética y tocador aumentaron 15%.
En el último año, las subas de precios en los productos de consumo masivo prácticamente licuaron los ajustes que tuvieron los salarios. Mientras éstos subieron, en promedio, un 16%, desde octubre del 2008, los alimentos y artículos de limpieza, cosmética y tocador tuvieron un alza promedio del 15%, según los cálculos que lleva la Asociación Dirigentes de Empresas (ADE).

La comparación es realizada en base a la evolución de los salarios en los empleos formales, según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del INDEC y al monitoreo de precios que lleva la entidad de manera quincenal, en tres plazas distintas del país: Buenos Aires, Mar del Plata y Rosario.

Entre los tres puntos relevados a través de los supermercados virtuales, la suba promedio detectada en la canasta familiar fue del 15%, si bien los precios subieron más en Mar del Plata (19%) y menos en Rosario (11%), según este sondeo. En tanto, en Buenos Aires, la inflación del changuito también se ubicó en 15% durante el último año.

En todos los casos, el rubro que más se apreció fue el de verdulería (36%) y le siguieron los productos de perfumería (27%) y bebidas y limpieza subas del 21% en promedio. Tras una "tregua", en setiembre y lo que va de octubre la inflación recobró cierto envión.

En la primera quincena de este mes, por ejemplo, la canasta de 38 productos que mide Consumidores Libres, registró un aumento del 0,92% y acumula 5,52% en lo que va del año. Otro ejercicio hecho por SEL Consultores también ilustra cómo la suba de precios en la canasta logró eclipsar los ingresos de las familias.

El salario mínimo vital y móvil, se ubicó en agosto en 1.400 pesos, este monto alcanza a cubrir el 87% de lo que cuesta la canasta básica para una familia tipo, concluyó Ernesto Kritz, analista de la consultora. Dicho de otro modo, mientras el salario mínimo subió $ 160 desde diciembre del año pasado, la canasta básica -según esta medición privada- subió $ 228,81.

Desde la consultora, señalaron que "a pesar de lo ajustes relativamente frecuentes del salario mínimo, la proporción de la canasta básica cubierta por éste, acumula pérdidas importantes entre un aumento y el siguiente".

Como conclusión, puede decirse que la brecha acumulada entre el monto del salario mínimo y el costo de la canasta básica en los primeros ocho meses del año suma $ 2241. Esto, en el piso de la pirámide salarial, significa una pérdida real del ingreso de 22,5%.

Comentá la nota