La inflación y la conflictividad social desvelan a la UIA

La inflación y la conflictividad social desvelan a la UIA
Los más pesimistas prevén un piso de 20% de alza en el costo de vida. Lavagna pronosticó 18% con un crecimiento económico de 4 por ciento. Eduardo Duhalde será el plato fuerte de hoy. Anoche cenaba con la cúpula fabril.
La inflación vuelve a preocupar a los empresarios. Los más optimistas esperan que la escalada de precios no supere el 12% anual durante el año que viene, mientras que los pesimistas prevén un 20% como piso. Pero a diferencia de otros años, el temor de los hombres de negocios no está tan orientado a las demandas sindicales derivadas de una eventual escalada de precios, sino a la conflictividad social a partir de un empeoramiento de las condiciones económicas.

Según los representantes de la industria consultados por este diario, el escenario político-económico actual podría complicarse más si el Gobierno no aplica políticas antiinflacionarias en 2010. El consumo y las inversiones volverían a estancarse y no se generarían nuevos empleos. Así lo pronosticaron más de 30 dirigentes de empresas que participaron ayer de la 15º Conferencia Industrial Argentina que organizó la UIA en el Sheraton de Pilar.

A pesar de que la UIA invitó a más de 20 funcionarios, ninguno concurrió. Según pudo averiguar Crítica de la Argentina, la Casa Rosada les prohibió que fueran al evento. Aníbal Fernández, Daniel Scioli y Amado Boudou alegaron tener "problemas de agenda" para justificar su ausencia.

Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Argentina, abrió el juego. Según sus cálculos, si las mediciones privadas para este año dan una inflación anual del 17%, en 2010 no será menor al 20%. "Para mí, va a estar entre 20% y 30%. Desde 2002 instalamos un sistema con inflación que se come a la gente con menores recursos, eso me preocupa mucho. Debería ser del 2% anual, como es en los países a los que les va bien. Pero no veo que el Gobierno esté haciendo algo para bajarla", criticó el empresario automotor.

En línea con Rattazzi, el director de una firma metalúrgica que prefirió opinar en reserva pronosticó un 23% de inflación anual para 2010. "Es una pena que el Gobierno no aproveche la salida de la crisis para frenar la inflación. Revertir esta situación va a ser más difícil más adelante. Me preocupa porque la inflación termina subiendo los costos laborales y reduciendo los márgenes de rentabilidad. Eso nos impide invertir", dijo el empresario.

Aldo Karagozian, director de la principal hilandería del país, TN&Platex, coincidió con su colega metalúrgico. "El sector textil está sano, pero la inflación no nos permite sostener la rentabilidad. Eso es importante porque en la Argentina las inversiones se hacen con caja propia", explicó el empresario, quien agregó que el encarecimiento de los costos reduce las ganancias que podrían reinvertirse.

Si en otros años la luz de alarma de los industriales la encendían los reclamos salariales, en este caso el foco de atención estuvo puesto en la conflictividad social. De hecho, en un almuerzo reservado que compartieron los principales referentes del empresariado argentino se comentó una nota de este diario que anticipó la intención oficial de incorporar al Gobierno a la dirigente social jujeña Milagro Sala. En esa mesa, que fue la que más atención concitó, se sentaron Paolo Rocca y Luis Betnaza (Techint); Luis Pagani (Arcor); Héctor Méndez y José Ignacio de Mendiguren (UIA); y los ex ministros de Economía Roberto Lavagna y Miguel Peirano.

Fue allí y no tanto en los discursos oficiales donde se charlaron los ejes de la preocupación de los empresarios. Uno de los comensales resumió la posición de los hombres de negocios más importantes del país: "Vemos que después de las elecciones, Néstor Kirchner perdió la confianza en todo el mundo y decidió recostarse sobre lo que entiende puede ser una fuerza de choque, como algunos grupos sociales y piqueteros".

"La conflictividad es más social que sindical", graficó Héctor Méndez. Agregó que a los sindicatos no les tiene miedo mientras que el reclamo social "es el terreno más resbaladizo".

En el plano formal, las exposiciones de la jornada fueron las de Lavagna y del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. El ex ministro de Economía apuntó contra la inflación como "uno de los problemas delicados que hoy vive la economía". "Para el año que viene, veo una inflación anual de entre el 17% y el 18%. Es una máquina de generar pobres", advirtió.

Lorenzetti advirtió que la "ausencia de reglas claras, estables y previsibles tiene consecuencias directas sobre el ahorro, el salario y la inversión" y que a su criterio dan impulso al elevado nivel de conflictividad social que sufre el país.

"Gana lo urgente sobre lo importante"

Luis Betnaza, director de Relaciones Institucionales de Techint, habló con Crítica de la Argentina en un descanso del seminario de la UIA.

–Muchos empresarios plantearon en la conferencia que es más preocupante la conflictividad social que la sindical, ¿cuál es su posición?

–Los espacios se van ocupando como se puede. Lo que ocurre es que ante la falta de una mirada de largo plazo, que le cabe a toda la sociedad argentina, cada uno encuentra la imposibilidad de resolver sus propios conflictos y otros encuentran la posibilidad de ocupar los espacios de quienes no lo pudieron resolver. El único lugar donde podemos encontrar recíprocas concesiones es en una mirada de futuro y tratando que los sectores de mayores carencias tengan una inserción mejor en la coyuntura.

–¿Al Gobierno le falta esta mirada de largo plazo?

–Me parece que la urgencia le gana a lo importante. Tenemos que generar una agenda de largo plazo, porque es inexorablemente lo que pide la sociedad para resolver los conflictos. No es un problema sólo del Gobierno sino también de la sociedad. Si en el ámbito gremial la agenda está ocupada 90% por lo salarial, y en lo empresario lo comercial le gana a la inversión de largo plazo, lo que se ve es una sociedad que ha perdido la capacidad de construir un escenario de largo plazo.

–¿Qué cree que pasará con la inflación el año que viene?

–Vemos una recuperación del nivel de actividad que no generará un efecto inflacionario. Todavía hay capacidad instalada.

La construcción subió 2,2%

La construcción subió durante octubre el 2,2% respecto a igual mes de 2008, y quebró tres meses de bajas consecutivas, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Contra septiembre, el alza fue del 2,4% respecto de septiembre.

A pesar de esta suba, el acumulado del año sigue dando negativo, 2,4%, con sólo tres meses sobre 10, de mejoras interanuales.

El incremento del 2,2% de octubre quebró una racha de tres meses consecutivos de bajas. Esto se vio reflejado en la cantidad de superficie a construir. Los permisos de edificación para obras privadas en 42 municipios registraron en octubre un aumento del 1,6% en relación con igual mes de 2008, y del 15,5 respecto de septiembre.

Comentá la nota