Por la inflación, el cambio de clima no se sentirá en el bolsillo

Aún suponiendo el escenario que plantea el ministro de Economía, Amado Boudou, –un crecimiento del PBI de 2,5% para 2010– la recuperación de la economía local se sentirá poco y nada en los bolsillos de los consumidores, según los 16 economistas consultados, dado que el mercado de trabajo tardará aún más que la producción en recuperarse y la inflación seguirá por arriba de los dos dígitos.
"Parece poco probable que el año próximo se sienta un cambio considerable, teniendo en cuenta que la inflación seguirá erosionando los aumentos salariales. De hecho, no prevemos para 2010 un alza salarial en términos reales mayor al 1%", consideró Eric Ritondale de Econviews, para quien "el consumo se vería impulsado por un lento retorno del crédito para ese fin y un moderado crecimiento de la masa salarial, por la finalización de la destrucción de puestos de trabajos y una muy leve recuperación del empleo a partir del segundo semestre de 2010".

En coincidencia, Rodrigo Alvarez de Ecolatina consideró que, "sin correcciones profundas de los problemas internos, no va a haber una mejora considerable del poder adquisitivo de los consumidores".

Más aún, la inflación podría volver a acelerarse el año próximo, erosionando la suba salarial.

"Una recuperación moderada hará que muchas personas sientan que seguimos en recesión", consideró el consultor Gabriel Rubinstein, ya que recién "a fines de 2010 la actividad volvería a los valores de septiembre de 2008, antes del desbarranque de la economía, lo que significa dos años perdidos".

Frente a este panorama desolador, el argentino medio que cuente con algún ahorro, por reflejo pavloviano, pensará en comprar dólares.

Sin embargo, los consultores prevén que la divisa norteamericana terminará el año a $4 o menos, con lo cual, la inflación y la devaluación del peso empatarán y la compra de dólares perderá atractivo. ¿Y el euro? "Tras el último rally alcista se encuentra en niveles récord de los últimos 12 meses y no está claro si puede seguir subiendo", dijo Alvarez.

Tampoco el plazo fijo resultará una alternativa muy atractiva: las tasas no lograrán ganarle a la inflación.

Los más aventureros, que se atrevan a invertir en fondos de acciones de EE.UU. y Europa, obtendrían un rendimiento "interesante, a mediano plazo", según Ritondale.

"Para un inversor pequeño que no desea tomar riesgo y mantener acotados los costos de transacción, la opción de fondos comunes de inversión parece la más apropiada", consideró Maximiliano Castillo de ACM.

Además de tener posiciones en fondos de plazo fijo, la cartera podría ampliarse a fondos de bonos públicos.

Comentá la nota