Infierno en la ciudad:Unos 30 mil usuarios se quedaron sin luz y agua

Infierno en la ciudad:Unos 30 mil usuarios se quedaron sin luz y agua
Un día más que insoportable, infernal, fue el que vivieron ayer los catamarqueños. La temperatura fue la más alta en lo que va del año, llevando el termómetro a 45,1 grados. A la temperatura agobiante se sumó la falta de luz y agua potable en casi todo el Valle Central.
Exactamente a las 13.00 de ayer, colapsaron todas la líneas que distribuyen energía eléctrica en la ciudad capital, dejando a los habitantes no sólo sin luz, sino también sin agua potable. Este panorama se trasladó a casi todo el Valle Central tras los sucesivos cortes del servicio, ya que la mitad de la población capitalina, gran parte de Capayán, Valle Viejo y parte de Fray Mamerto Esquiú, es decir unos 30.000 usuarios, quedaron sin los servicios vitales en algún momento del día. La razón fue la saturación del sistema.

Sin agua ni luz, y con una temperatura que volvió a superar los 45 grados, los catamarqueños vivieron la jornada como si fuera un infierno.

A la hora mencionada, según se informó desde la empresa Edecat, salieron de sistema todas las redes que alimentan de energía eléctrica a la ciudad, ocasionando un verdadero caos, luego extendiéndose a gran parte del Valle Central.

Las líneas Esquiú, Belgrano, La Viñita, Güemes, fueron las que paulatinamente fueron saliendo de servicio, colapsando a razón de una sobrecarga en el sistema, producida por la alta demanda. Mientras que en horas de la siesta se sumó la linea Los Pozos, dejando sin energía eléctrica a Valle Viejo, Sumalao, Pozo El Mistol y parte de San Antonio del departamento Fray Mamerto Esquiú.

A las 7.34, salió de servicio la línea que va desde calle Sarmiento hacia El Rodeo, corte que duró por el lapso de algunos minutos, en tanto que en la zona de La Tablada los usuarios se quedaron por varias horas sin el servicio, a razón de la quema de una caja de derivación. Luego a las 8.33, salió de servicio la línea que comprende Chumbicha, Miraflores, Nueva Coneta, Huillapima, Colonia del Valle, y se restableció en horas del mediodía, luego de que los vecinos mantuvieron dos jornadas de reclamo, no sólo por la falta de energía, sino por la carencia de varios servicios.

En tanto que a las 10.20, salió de funcionamiento la línea Belgrano, cuya zona de influencia es la universidad, parte del Hospital San Juan Bautista, hotel Casino, la Legislatura, que por varias horas permanecieron sin funcionamiento; posteriormente, a las 11.05, salió de funcionamiento la línea Esquiú, que pudo ser restablecida al cabo de unos minutos, mientras que otro extenso tramo no fue reintegrado sino al cabo de horas, afectando a cientos de comercios. Asimismo, a las 13.00, salto todo el sistema energético de la Capital, situación que se repitió a las 13.45.

Aunque la jornada del jueves no fue menos traumática para los catamarqueños, ya que salieron de funcionamiento varias líneas céntricas, afectando todo el casco céntrico y la zona de Sumalao. La sobrecarga de tensión fue el detonante en ambas jornadas, para que los vecinos se quedaran sin el servicio.

Desde la empresa Aguas Catamarca, se informó que a raíz de la falta de energía eléctrica, varios pozos de agua de la zona norte y sur de la ciudad salieron de funcionamiento, dejando sin el servicio a miles de usuarios.

Caos

La falta de los servicios, llevó a que la mayor parte de las escuelas capitalinas tuvieran que despachar a los estudiantes, ya que las jornadas escolares fueron intolerables. De igual manera, para hacer un poco más llevaderas las horas, varios establecimientos fueron provistos del líquido vital, como así también barrios.

En tanto que los comercios tuvieron que valerse de generadores para poder abrir sus puertas.

En la Legislatura provincial, un empleado quedó encerrado por más de 20 minutos en el ascensor, producto del corte de energía, por lo que tuvo que ser rescatado por bomberos.

Responsabilidades compartidas

Mientras los usuarios padecen, las empresas prestarias de los servicios vitales deslindan sus responsabilidades.

Mediante un comunicado de prensa, Aguas Catamarca responsabilizó a Edecat por la salida de funcionamiento del rebombeo vial, que llevó a un desabastecimiento de agua potable a barrios como 50, 56, 100, 48, 40, 80, 20 Viviendas, Bancario, Policial, Ocampo, Vial, Calera del Sauce, 17 Viviendas, Obras Sanitarias, Acuña Isí, San Antonio Sur, Pucará, Los Pinos y Las Gramillas. Por su parte, Edecat reconoció que la falta de agua era un desencadenante de la falta de energía, pero responsabilizó a Aguas Catamarca por carecer de los medios necesarios para garantizar el servicio a los usuarios. Es decir que una empresa prestataria no puede depender de otra empresa prestataria para proveer del servicio.

La empresa Aguas Catamarca Sapem solicitó días atrás a la provincia declarar la emergencia hídrica, conociendo los serios inconvenientes que se avecinan, al depender del servicio de energía para el funcionamiento del rebombeo vial, ya que más del 90 % de la producción de agua se obtiene a través de pozos.

"Si colapsa el sistema eléctrico, no vamos a tener agua", reconoció el contador Juan Carlos Montenegro, del directorio de Aguas de Catamarca.

La declaración de la emergencia hídrica cubre desde el 1 de noviembre al 31 de marzo de 2010, estableciendo el alquiler de grupos electrógenos para hacer frente a la situación.

Para compensar el déficit

Según se pudo conocer, Edecat solicitó a la provincia generar 7 megas, para poder cubrir el déficit existente, mediante un pedido realizado formalmente ante el ministerio de Obras y Servicios Públicos, que hasta el momento no tuvo su respuesta.

En este sentido, se conoció que la empresa espera que la provincia pueda poner en marcha nuevamente generadores ubicados uno al lado de la vieja cárcel, sobre avenida Güemes, y otro ubicado en cercanías del Club Juventud, que actualmente no funciona, producto de que no se habría renovado el alquiler de los mismos. Actualmente, sólo uno de estos equipos presta servicio, encontrándose ubicado en la zona norte de la ciudad.

Ayer fue el día más caluroso del año

Con una temperatura que casi llega a los 45 grados, la jornada de ayer se instaló como la más calurosa en lo que va del año.

De acuerdo con lo que informó el Servicio Meteorológico de la Universidad Nacional de Catamarca, la máxima registrada ayer fue de 45,1 grados a las 15.00, mientras que la mínima fue de 27.6 a las 6.45. Es decir que apenas el sol se asomó, el termómetro se instaló en lo más alto.

La agobiante jornada se suma a la ola de calor que vive todo el país.

El servicio informó que recién la otra semana la inestabilidad se hará presente, logrando un descenso en las temperaturas, por lo que se espera que hoy se registre nuevamente un día arduo.

Comentá la nota