Infectólogo asegura que el virus se ha diseminado en la comunidad.

Así lo asegura el infectólogo Raúl Lasala de El Calafate. Criticó a quienes decidieron viajar igual pese a las recomendaciones y recordó que hay casos que no reúnen las condiciones de sospechosos pero tendrían el virus.
En El Calafate parece incierto el panorama de la Gripe A. Por un lado en el hospital sostienen que con la suspensión de las clases diminuye el número de atenciones a niños con estado gripal, algo que estaba en incremento días atrás.

Pero por otro, las mismas autoridades sanitarias dicen que el virus ya está diseminado por nuestra ciudad y que es difícil cuantificar los casos.

Al hablar con Ahora Calafate, el infectólogo Raúl Lasala explicó que en los últimos tres días son 15 las muestras enviadas para que se confirme o descarte la presencia del virus en esas personas. Eso se hace de acuerdo al protocolo vigente en el país, que indica que deben tomarse muestras a personas con más de 38 grados de fiebre, con sintomatología gripal, y que haya estado en contacto con personas enfermas de la gripe o que provengan de zonas endémicas.

Pero por otro lado, los médicos entienden que hay vecinos que presentan síntomas pero que no cumplen con todos los requisitos que marca el protocolo, por ejemplo el haber estado en zonas donde la gripe ya fue detectada.

"Tenemos cuadros gripales con mucha temperatura, cefaleas, dolores musculares y articulares, pero que no han estado en zonas endémicas, por lo que nos hacen pensar que estamos frente al H1N1 y que el virus se ha diseminado en la ciudad", comentó el médico.

Aún así el profesional sostiene que no se debe entrar en pánico y en alarma, porque el 90 % de los casos se presenta como casos gripales y no como neumonía con insuficiencia respiratoria aguda. "De estos tuvimos tres casos de casi 150 atenciones diarias", comentó.

"Casos clínicamente sospechosos tenemos a montones", dijo quien hasta ayer se encontraba a cargo de la Dirección del hospital, ya que su titular cumplió un aislamiento de 10 días por un caso sospechoso en su familia.

Al mismo tiempo, Lasala se mostró disconforme con personas que decidieron viajar de vacaciones en estos días. Para hablar de ello puso como ejemplo al sector docente. En la semana brindó una charla a maestros locales para instruirlos en la prevención de la gripe. "Pero al otro día me encontré con una gran cantidad de ellos en el aeropuerto. Lo sentimos como una bofetada, ya que hacemos un esfuerzo bastante grande para tratar de tranquilizar a la gente, para que tengamos una comunidad sana. Vemos que el esfuerzo se va por el agujero del inodoro", dijo el médico local.

Comentá la nota