Un inesperado cambio de paso cuando se iba a la protesta

Por Félix Sammartino

Cambiaron sobre la marcha y en un giro imprevisto desistieron de un paro que estaba destinado a ser más simbólico que efectivo. La Comisión de Enlace de entidades agropecuarias sorprendió ayer con la postergación de todo tipo de protesta del campo después de haber escuchado el pedido de ayuda de la Presidenta "a todos los argentinos". Los representantes del campo demostraron una flexibilidad y una rapidez de reflejos digna de políticos profesionales.

¿A qué se debe el repentino cambio de paso? Hay muchos motivos que intervinieron en esta decisión. Para empezar, el drama que se está viviendo en Tartagal no admite o deja muy mal parado a cualquier reclamo sectorial. Claramente no era el momento como para anunciar los tres días previstos de suspensión en la comercialización de granos y hacienda.

Pero la flexibilidad demostrada al poder cambiar sobre la marcha está también ligada a lo que hoy ya es un credo de la estrategia rural: "Lo importante es que la pelota nunca quede de nuestro lado y se juegue siempre en el terreno del Gobierno".

Hace poco un dirigente del campo confesaba: "Esto es una partida de ajedrez y somos conscientes de que tenemos enfrente a alguien que sabe jugar muy bien". Por lo que cada movimiento y cada declaración se medita más de una vez.

Con esta decisión de postergar la protesta aguantan la presión de las bases y de los productores autoconvocados que es cada vez mayor. La presencia en las rutas era ya un hecho y, como se declaraba en estos días, el paro era "inevitable".

El mantenimiento de las retenciones a pesar del fracaso de esta campaña agrícola y del correspondiente quebranto económico de los agricultores, el desbande de la ganadería y la falta de señales para el resto de las producciones son heridas abiertas para los productores que reclaman soluciones.

* * *

Pero a pesar de todas estas cuestiones los dirigentes de la Comisión de Enlace evaluaron que hay mucho en juego. Nada menos que el gran capital político que adquirió el campo durante el año pasado en la sociedad. Como nunca antes las elecciones legislativas de octubre tienen en cuenta los problemas y oportunidades que brinda la producción agropecuaria.

Cualquier encuesta de opinión demuestra hoy la alta credibilidad y expectativas que se tienen puestas en el sector agropecuario. Y los dirigentes de la Comisión de Enlace son muy conscientes de todo esto.

Ir a la protesta en estas circunstancias hubiera significado una reprobación de la opinión pública por comportarse como un sector autista alejado de los dramas ajenos.

Así que al pedido de ayuda de Cristina Kirchner efectuada a "todos los argentinos" los que hasta el momento fueron los permanentemente excluidos de todo tipo de convocatoria en Olivos no tuvieron la más mínima duda en sentirse involucrados. La pelota está ahora claramente en la cancha K.

Y los márgenes políticos que tiene el Gobierno ahora son un poco más reducidos que antes para mantener al campo en penitencia. Pero también puede suceder, por supuesto, como ya ocurrió en otras oportunidades, que esta posibilidad de diálogo se desvanezca en los artilugios de siempre.

Comentá la nota