Inesperada ruptura entre piqueteros y la fundación Madres de Plaza de Mayo

Pese al entusiasmo y las expresiones recíprocas de afecto que se prodigaron el año pasado al lanzar un plan de viviendas proyectado en conjunto, Emerenciano Sena y la Fundación Madres de Plaza de Mayo llegaron ahora a un áspero final de esa relación.

Tanto, que el administrador de esta organización, Sergio Schoklender, presentó una denuncia por usurpación de terrenos contra el principal referente piquetero del Chaco.

El tema dio lugar a que ayer se efectuara un procedimiento judicial en los predios de la zona de La Rubita, que Sena y los suyos recibieron con indignación. "No entiendo cómo una jueza puede ser tan ignorante como para recibir la denuncia de un tipo que no tiene nada que ver con la titularidad de estas tierras", cuestionó Sena al hablar del asunto con NORTE.

Los terrenos en cuestión son parte de las tierras que pertenecían al Ejército y que el Estado nacional transfirió a la provincia, la que a su vez las repartió entre distintos movimientos sociales y ocupantes espontáneos. La agrupación de Sena, en 30 hectáreas, lleva adelante la construcción de 800 viviendas sociales.

No se detienen

El conflicto se planteó en términos judiciales porque Schoklender --mano derecha de Hebe de Bonafini en el manejo de la Fundación-- denunció al movimiento de Sena por usurpación. No está claro, en cambio, qué fue lo que enfrentó al polémico administrador (varias veces acusado de ser muy intolerante, por ejemplo en la orientación de la universidad que tienen las Madres) con el piquetero más conocido del Chaco.

Sena, ayer, dijo que el origen de la pelea son diferencias que se plantearon entre las personas enviadas por la Fundación desde Buenos Aires para dirigir la construcción de las viviendas, y los trabajadores que puso en la obra el movimiento piquetero provincial. "No quisimos soportar algunas cosas, y lo planteamos, pero no creíamos que este tipo lo iba a tomar de este modo", sostuvo Emerenciano.

El caso es que ayer se hizo presente una oficial de justicia que dijo tener órdenes de la jueza de Garantías Susana Gutiérrez para hacer un relevamiento de los terrenos y registrar los nombres de los ocupantes. "Es una estupidez, nos querían registrar como si fuéramos intrusos, y acá estamos todo trabajando con cascos. Somos obreros, y eso cualquiera lo nota. Pero parece que para la jueza y su oficial andar con casco es común en su casas", ironizó.

Sena también cuestionó el hecho de que el tribunal haya recibido la denuncia de Schoklender "sin que él tenga ninguna entidad para reclamar por estas tierras, que ahora son de la provincia. Además tenemos el acta que se firmó en su momento con el ministro Peppo, el vocal Bolatti del Instituto de Vivienda y la mediadora judicial que intervino en el tema".

Por eso mismo dijo que la pelea con la Fundación "no va a parar la construcción de las casas, porque a ellos no los necesitamos para nada. En su momento los sumamos por un romance político, pero técnicamente no nos hacen falta, y los fondos para la construcción llegan de la nación a través de la provincia".

El dirigente adelantó que la semana que viene su movimiento realizará una marcha de protesta hacia el juzgado de Gutiérrez, para repudiar el trámite dado a la presentación de Schoklender y exigir que no se afecte más la marcha del proyecto habitacional.

Comentá la nota