Inédito paro en los bancos: no trabajaron públicos ni privados

Desde La Bancaria aseguran que en Río Cuarto no se registraba una medida de este tipo desde mediados de los `80. Los empleados quieren un aumento del 20% en los salarios. Les ofrecen la mitad
Los empleados bancarios realizaron ayer un paro con pocos antecedentes en la historia local del sector. El acatamiento fue prácticamente total y no sólo se plasmó en las entidades públicas como el Banco de Córdoba y el Nación, sino que también alcanzó a casi la totalidad de la banca privada, en un hecho inédito para la ciudad.

Es que cuando fue anunciada la medida de fuerza a nivel nacional en reclamo de una recomposición salarial del 20%, en Río Cuarto las autoridades sindicales admitieron que había pocas posibilidades de alcanzar un alto acatamiento en el sector financiero privado por la escasa presencia de afiliados y delegados en estos bancos. Sin embargo, ayer a las ocho de la mañana fueron muy pocas las puertas que se abrieron para atender a los clientes que insistentemente buscaban realizar algún trámite antes de ser alcanzados por el fin de semana.

En el Banco Río, un guardia detrás de una puerta vidriada hacía señas a los clientes sobre el acatamiento al paro y la nula atención. Muchos ingresaban en la esquina de Constitución y Deán Funes pero sólo hasta el sector de cajeros. El salón permanecía cerrado, al igual que lo ocurrido en el Banco de Santa Fe, HSBC, City o Nación. Tenían puertas abiertas aunque con medidas de fuerza el Macro, el Bisel y el Córdoba, entre otros.

"La verdad que fue una medida contundente que dio un mensaje claro a la patronal sobre el cansancio de los trabajadores bancarios a esta estrategia de dilatar el acuerdo mejorando la oferta", explicó Gustavo Alzuri, de La Bancaria Río Cuarto. El dirigente sindical aseguró que en los últimos 20 años nunca se produjo un paro general de estas características.

La negociación

El gremio reclamó originalmente una recomposición salarial del 25% y recibió una oferta del 7%. A partir de ahí hubo un acercamiento que dejó la discusión estancada en 20% y 10% respectivamente. Y se cortó el diálogo. Con la medida de ayer, que se sintió fuerte en todo el país, La Bancaria espera forzar una reapertura de las negociaciones, algo que según trascendió tuvo posibilidades de concretarse ayer a la noche, pero que fue postergada para la semana próxima.

Sin embargo, fuentes sindicales advirtieron ayer que la vigencia de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación prohibiría repetir las medidas de fuerza en los próximos 20 días. Esto implica que las próximas semanas estarían despejadas de nuevas huelgas, aunque los trabajadores se negaron a confirmar esto, pese al dictamen de Trabajo. "Lo que esperamos es que las Cámaras empresarias se acerquen al 20% reclamado para atender la oferta. Así como estamos, el conflicto seguirá", anticiparon.

Comentá la nota