Inédito: la exportación de soja llegaría al 77% del total de granos

Las restricciones al comercio de trigo y maíz, y la consecuente caída de su precio, jugaron a favor del más barato cultivo de soja, cuya exportación no pasaba del 60% del total
Pese a las múltiples críticas que ensayó el actual Gobierno contra la soja, los datos muestran que alentó la sojización. Como nunca antes en la historia del país, el cultivo de la esta oleaginosa representará en la actual campaña cerca del 60% de la producción de granos argentina, como había anticipado El Cronista en su edición del 31 de diciembre pasado. E incluso más: la exportación del denostado yuyo significará más de tres cuartas partes de las toneladas de granos despachadas por el país.

Las intempestivas intervenciones del Gobierno sobre la exportación de trigo y maíz, que determinaron, sobre todo en el caso del primero, una merma extra en el precio que reciben los productores (ya recortado por las retenciones), aparecen como las causas más evidentes del encumbramiento sojero. Esos menores ingresos, en cultivos que son más caros de producir, significaron menos inversión en fertilizantes y agroquímicos, con lo que los efectos de la sequía se vieron potenciados.

Así las cosas, y mientras vuelve a ponerse ríspido el conflicto entre el oficialismo y las entidades de productores, un trabajo de la consultora RSH Macroeconomía, sobre datos de la Secretaría de Agricultura de la Nación y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), sostiene que la producción de granos argentina esta campaña alcanzará, unos módicos 76,4 millones de toneladas. De ese total, 43,8 millones, o 57,3%, serán de soja. Nunca antes la producción de soja había superado la mitad del total, y esto recién en los últimos años, ya con el kirchnerismo en la Rosada.

Tan o más relevante resulta el peso relativo que la soja adquirirá en la exportación de granos este año. Según el trabajo, el país despachará 54,2 millones de toneladas, una caída muy significativa frente a los 71,4 millones de toneladas del año pasado y los 66,7 millones de 2007.

No obstante la caída de 1,5 millón de toneladas de exportación de soja que prevé para este año, a 42 millones de toneladas, su participación en las exportaciones totales crecerá a un abrumador 77,5%, contra el 60,2% que representó el año pasado y el 58,7% de 2007.

Es que la producción muy mermada de maíz y trigo, que se consumen fuertemente en el mercado interno, se traslada casi íntegramente al saldo exportable. Así, mientras que la producción de trigo rondó los 8,4 millones de toneladas (la mitad del año pasado), la exportación sería este año de 3,5 millones de toneladas, alrededor de un tercio de la de la de 2008 y 2007, según RSH. En cuanto al maíz, del que se cosechará un 64,5% que la campaña anterior, la exportación se proyecta caerá a 7 millones de toneladas, la mitad que lo despachado los dos años previos.

Comentá la nota