Las industrias piden a los tamberos que produzcan menos

Tienen las cámaras llenas de quesos y leche en polvo. Por eso solicitan a los productores que sequen sus vacas anticipadamente. Es para que no les envíen más leche fluida porque en algunos casos no tienen capacidad para procesarla.
El Diario.- La situación de la lechería argentina es “gravísima” al punto que en Entre Ríos las industrias “nos piden a los tamberos que produzcamos menos”, dijo a Ricardo Depino, el presidente de la Cámara de Productores de Leche de Entre Ríos (Caproler), al analizar la actualidad del sector, uno de los más golpeados por las políticas agropecuarias oficiales.

Lejos quedaron los tiempos en que las usinas, tentadas por los excelentes precios internacionales, les reclamaban a los productores más leche para poder cumplir con sus compromisos externos. Hoy, aunque parezca mentira, “las industrias nos piden a los tamberos que tratemos de producir menos, como si la vaca fuera una máquina que se apaga como la luz”, se quejó Depino, productor del departamento Gualeguaychú.

“Nos piden que sequemos las vacas anticipadamente, que le demos peor de comer para producir menos y, de esa forma, disminuyamos la leche que les estamos mandando”, agregó. “Es una señal aberrante de lo que está pasando en el país y en las industrias entrerrianas”, remarcó.

Es que las industrias tienen sus cámaras abarrotadas de quesos y leche en polvo porque la crisis internacional —esa que no iba a llegar a la Argentina, según el Gobierno— hizo derrumbar los precios.

En algunos casos, además, las usinas no tienen capacidad de procesamiento. “En Santa Fe y Córdoba ya hay productores a los que las industrias no les retiran la leche porque no tienen capacidad para procesarla”, confirmó Depino.

Pesadilla

Para el titular de Caproler esta situación “es una pesadilla, pero real”. Las usinas entrerrianas “no cumplieron con los 94 centavos del acuerdo de junio” y “menos aún cumplen con el último” firmado en la quinta de Olivos por la presidenta Cristina Kirchner y los titulares de La Serenísima, SanCor y Nestlé, que “apenas fue una operación mediática”. “La señal que nos mandan es que van a bajar los precios que nos pagan”, alertó.

Versión

Ahora, además, los dirigentes lecheros manejan la versión de que “el Estado va a intervenir en el mercado lácteo”; es decir, el Gobierno obligaría “a los supermercados a comprar todos los quesos que están en las cámaras de las industrias”, y, asimismo, el Estado compraría “toda la existencia de leche en polvo para luego exportarla directamente”. De confirmarse este rumor, para Depino, “sería un mamarracho incumplible”.

Qué hacer

Ante este complejo escenario, el presidente de Caproler, prudente, no se animó a vaticinar un cierre masivo de tambos en la provincia, pero sí habló de una “ecuación explosiva”. “El tambero es un personaje especial, por lo optimista y por el cariño que tiene por lo que hace, pero baja de precios y menos producción es una ecuación explosiva”, advirtió

Hasta el año pasado, recordó, el tambero tenía en la agricultura una herramienta para mantenerse por la “rentabilidad tentadora” de los granos. “Dejaba una parte de la superficie lechera para hacer agricultura y zafaba; pero ahora, con la baja de los precios internacionales, las retenciones y el grandísimo aumento de los insumos, la situación cambió. Hay que hacer muy bien los números porque en Entre Ríos, que no es zona núcleo, con los rindes promedio se puede perder plata”, analizó.

“Cerrar un tambo es muy fácil, pero reabrirlo es muy difícil”, subrayó el dirigente. Las decisiones de cierre de tambos, en definitiva, “pasarán por cuestiones empresariales”.

“El productor genuino, que quiere a su tambo y le tiene cariño a sus vacas, la va a pelear, porque, además, esto no puede durar. Tiene que haber una salida distinta porque de lo contrario será una sentencia de muerte para el sector lechero argentino”, finalizó Depino.

El dato: 75 Centavos

sería el precio que las industrias le pagarían en el futuro inmediato a los tamberos por el litro de leche. En la actualidad ese valor se ubica en 92/93 centavos. Producir un litro de leche, según los dirigentes del sector, tiene un costo de un peso y, por eso, para hacer sustentable la producción reclaman $ 1,25.

Presentaron el documento base del Plan Estratégico de la Lechería

El salón de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos fue escenario, el jueves, de una jornada en la que se presentó el documento base del Plan Estratégico de Lechería (PEL) 2008-2020 que, en lo esencial, apunta a obtener una serie de pautas para hacer sustentable a toda la cadena láctea argentina. El PEL recibió la aprobación de los participantes —representantes de la producción, la industria y los gobiernos de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos— y ahora será difundido a nivel de instituciones, productores y funcionarios de las provincias lecheras.

El plan, concretamente, cuenta con seis líneas estratégicas que se comenzarán a trabajar en detalle a partir del año que viene; ellas son:

1. Estrategias de desarrollo científico y técnico de los sistemas de producción primario e industrial.

2. Estrategias para el desarrollo económico y comercial.

3. Estrategias que promuevan el reconocimiento social de la cadena (marketing institucional).

4. Estrategias que orienten acciones a nivel del Estado.

5. Estrategias para la consolidación institucional y organizacional de la cadena láctea.

6. Estrategias para el desarrollo de capital humano.

De estas seis líneas, las prioritarias, en lo inmediato, son la consolidación institucional y organizacional de la cadena láctea y el desarrollo económico y comercial.

El presidente de la Cámara de Productores de Leche de Entre Ríos (Caproler), Ricardo Depino, dijo que “en estas reuniones del Plan Estratégico de Lechería, que se realizan desde hace dos años, tratamos de abstraernos de la coyuntura para establecer las bases para hacer sustentable a la cadena láctea argentina”.

Estas líneas de acción, las bases como las llaman los actores de la cadena, tienen que ver con “la visión de la lechería que queremos a futuro” y “los desafíos sobre los que tenemos que trabajar para lograr la sustentabilidad del sector, explicó el dirigente.

Lo “bueno” de este trabajo es que participan los gobiernos de las provincias lecheras, aunque Depino lamentó que el Gobierno nacional “desde hace tiempo no participa y haya desfinanciado el proyecto” lo que demuestra el poco interés de la Casa Rosada en el tema.

Depino, finalmente, destacó que este plan estratégico es el segundo en el país, luego del que posee el sector vitivinícola.

Comentá la nota