Industrias de agromáquinas ya trabajan de nuevo con horas extras

Las mejores perspectivas de producción para la campaña agrícola 2009/2010 hicieron cambiar el ánimo de los productores que están volviendo a invertir. Algunas fábricas ya trabajan desde hace un mes en dos turnos y con horas extras, mientras que otras de a poco los están incorporando.
Las fábricas cordobesas que se dedican a la producción de maquinaria agrícola comenzaron a sentir en las últimas semanas una fuerte reactivación, gracias a las mejores perspectivas de los productores de cara a la campaña agrícola 2009/2010, motivadas por las previsiones de un mayor nivel de precipitaciones y un mantenimiento del precio internacional de las commodities en niveles altos.

Este optimismo se tradujo en una mayor intención de inversión en agromáquinas y agropartes, que se transparentó también en una buena noticia para las empresas, que pudieron aumentar considerablemente los flujos de negocios, y para los trabajadores, que ya volvieron a trabajar, en algunos casos, en dos turnos y con horas extras, lo que conlleva a una recuperación del poder adquisitivo.

La novedad fue adelantada a LA MAÑANA por la presidenta de la firma Agrometal y secretaria de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Rosana Negrini, quien subrayó que los pronósticos de lluvia, la estabilidad del tipo de cambio y el aumento en los precios de los granos se han configurado en un combo positivo que ayudó a un repunte concreto de la comercialización de productos.

"En el primer semestre, veníamos trabajando a un 10 por ciento de un año normal, pero por las expectativas positivas y las buenas noticias sectoriales, hoy creemos que vamos a estar cerrando a un 60 por ciento de un año promedio. Aunque no va a ser un año bueno, va a terminar siendo mucho mejor de lo que se proyectaba a principios de año", explicó Negrini.

Al respecto, ejemplificó que en el caso específico de su empresa, hasta junio sólo se habían entregado 70 máquinas, mientras que en el segundo trimestre, colocaron en el mercado más de 350. Es decir, que en sólo tres meses, se quintuplicó la producción, lo que generó la lógica necesidad de incorporar más horas de trabajo. "En el primer semestre trabajamos con un día de suspensión semanal. A partir de julio, ya empezamos a utilizar las jornadas completas, y en los últimos meses volvimos a las horas extras y en algunos sectores de la fábrica se trabaja a dos turnos", afirmó la empresaria.

En la misma línea, el titular de la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (Afamac) y de la firma Mainero, Egar Lambertini, admitió que "ya hay algunas empresas trabajando con horas extra". "Por suerte la tendencia ha cambiado. En el primer semestre, procuramos mantener la nómina de personal propio y ahora, con la mejora de las expectativas, de a poco estamos nuevamente incorporando el tema de las horas extras", resumió.

El dirigente puntualizó que los subsectores con mejor funcionamiento son los de sembradoras y pulverizadoras, mientras que también hay agropartes, como las embolsadoras de granos y los extractores, que están mostrando una fuerte recuperación.

Baja rentabilidad

A la hora de buscar los motivos que explican este repunte, vale recordar que la industria de la maquinaria agrícola es, naturalmente, la actividad económica con mayor vinculación al sector agropecuario, al punto que crece o se retrotrae proporcionalmente al "humor" de los chacareros. Un ejemplo concreto de esto es la última campaña en que se sumaron el conflicto entre el campo y el gobierno, la caída de los precios internacionales y la sequía, para derrumbar completamente las intenciones de invertir de los productores. Por el contrario, esas perspectivas, salvo los problemas políticos, ahora cambiaron radicalmente, y por eso los negocios vuelven a cristalizarse.

Asimismo, no debe soslayarse el hecho de que la reacción está influida por el inicio de la cosecha gruesa. "Amén de las mejores perspectivas, ayuda también que estacionalmente para fin de año se vende más por el inicio de la siembra de soja", dijo Lambertini.

Así y todo, es preciso mencionar que el corriente ejercicio es el peor en términos de ventas por unidades desde el año 2002, cuando estalló la crisis post convertibilidad; por lo cual no se esperaba un repunte como el que se está observando. Sin embargo, esto no se traduce en mayores ganancias. "A pesar de las mayores ventas, el negocio perdió mucha rentabilidad. Con recuperación incluida, éste va a terminar siendo igual un año de malos negocios, con muy poco margen a favor, porque ante la retracción lo que se buscó es mantener activos los negocios, a costa de perder parte de las ganancias", concluyó Negrini.

Comentá la nota