Industriales de Santa Fe no creen en despidos ni aumentos salariales

El Ipec los consultó sobre sus perspectivas en medio de la crisis. No tienen esperanzas de contar con financiamiento y prevén que sus facturaciones no crecerán este año.
La mayoría de los empresarios fabriles santafesinos creen que habrá más suspensiones que despidos, quieren un dólar a $ 3,50, no promueven aumentos de salarios y piensan que no tendrán crédito. Son algunas de las conclusiones de la primera Encuesta de Coyuntura realizada por el Instituto Provincial de Estadística y Censos de la provincia (Ipec), entre los meses de octubre y diciembre de 2008.

La encuesta fue realizada entre las empresas que responden a la Encuesta Mensual Industrial (EMI). El 65,22 % de los consultados manifestó que no habrá cambios en el nivel de empleo y del 30,43 % restante, sólo el 30,95 % cree que habrá despidos de planta permanente, más allá de altos niveles de suspensiones y cesantías de contratados.

Además, el 57,14 % no prevé incorporar más personal (sólo 7,14 % prevé hacerlo) mientras que el 60,87 % de las empresas consultadas considera que no va a haber incrementos salariales.

En cuanto a las perspectivas para los próximos 3 meses, los empresarios consultados consideran que en los próximos tres meses aumentarán el costo de producción, el stock de producción terminada y la necesidad de crédito proveniente del sector financiero.

A su vez estiman que disminuirá de manera importante la demanda de los bienes que producen (67,39 por ciento) y la utilización de capacidad instalada (50,72 por ciento).

En cuanto a horas trabajadas por el personal, los empresarios prevén que éstas no variarán o disminuirán, al igual que el nivel de inversiones en capital, la demanda externa, las exportaciones y las importaciones.

El impacto global

La mayoría de los consultados creen que un dólar a $ 3,50 “o más” sería un valor adecuado para enfrentar los desafíos externos que la crisis económica global les plantea en su condición de productores santafesinos.

El 43,48 % de las firmas que integran el muestreo creen que la crisis las afectará en gran medida; el 49,28 % prevé un impacto “leve”, en tanto que el 7,25 % dice que no sabe cómo impactará el proceso en su empresa.

En cuanto a la competencia de productos extranjeros, el 35,51 % de las empresas consultadas creen que aumentará la competencia de productos extranjeros, y la mayoría de éstos estima que serán productos provenientes del Mercosur o China.

///

ADEMÁS

Estancamiento

En cuanto a las perspectivas de facturación, más del 88 % de las empresas consultadas tiene una visión negativa. De éstas, un 27,54 % cree que habrá estancamiento, un 34,78 % espera una leve caída y el 26,09 % considera que habrá una significativa caída de la facturación.

Sólo el 9,45 por ciento de las empresas consultadas cree que habrá un leve o significativo aumento de sus ventas, aunque el problema no sólo viene por el lado de la demanda.

El 86,23 por ciento de las empresas consultadas opina que no aumentará el crédito disponible, mientras que sólo el 2,9 por ciento prevé que éste aumentará; los empresarios piensan que serán sus proveedores los que soporten sus necesidades crediticias.

La buena noticia del complicado panorama viene como consecuencia natural del estancamiento: un importante porcentaje de las empresas consultadas, el 59,42 %, consideró que se producirá una estabilización de la inflación.

Comentá la nota