Industriales locales aseguran estar "haciendo esfuerzos terribles para seguir trabajando".

En declaraciones a NCO, el presidente de la Unión Industrial de La Matanza (UIPMA), José Batista, remarcó el enorme esfuerzo que realizan las fábricas del distrito para mantener a sus empleados, enfatizando en la Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes). "Ya no se puede más", admitió.
Si bien desde muchos sectores se ha jurado y perjurado que los estragos de la crisis económica mundial no impactó fuertemente en Argentina, los industriales de La Matanza no parecen opinar lo mismo.

Entre otras causas, las empresas locales compiten día a día con el ingreso de productos desde exterior, batalla que se vuelve feroz sobre todo cuando dichas firmas son Pymes o sociedades familiares.

"Hay que hacer esfuerzos muy grandes para mantener la dotación, lo cual nos lleva un montón de tiempo preparar, además de las importaciones y de la recesión que hay en el mercado, de modo tal que todo el mundo está cuidando la plata. Así, ya no se puede más", reconoció Batista.

Las ART: Un problema más para las industrias locales

De acuerdo a lo que recordó el funcionario, desde hace más de cinco años el sector renueva sus reclamos para que se establezca una nueva ley de Aseguradoras de Riesgos de Trabajo.

El pedido surge porque, según Batista, "si bien tenemos una ART, a la que nosotros le pagamos todos los meses, en el Congreso, posteriormente, (Héctor) Recalde (diputado nacional y asesor laboral de la CGT) junto con la Justicia declaran la llamada vía Civil".

Para ser más específico, equiparó la situación "ideal" con la cobertura que realiza el seguro automotor: "Si uno choca, pero tiene pago el seguro del auto, es lógico que sea éste quien se ocupe de los daños".

Sin embargo y volviendo al tema de las ARTs, Batista aclaró que al ser declarada la vía civil, "este señor tiene la posibilidad de cobrarle al seguro. Lo hace, pero después aduce que no le gusta ese monto".

A continuación, explicó que por este método, luego "le hace un juicio al propietario de la empresa y donde se le cobra el doble del dinero que pagó el seguro por el accidente de trabajo".

"Aquí, evidentemente, los abogados y la Justicia están haciendo un excelente negocio", remarcó el también vocal suplente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires.

De este modo, se preguntó: "Entonces, ¿de qué sirve que yo pague a una ART? Si el seguro cumple, pero la justicia permite que vos debas afrontar un juicio civil".

Las Pymes, las más afectadas

Además de competir con las importaciones y afrontar la caída en las ventas en el mercado local, la situación con las ART y el posterior proceso judicial al que se refiere el titular de la UIPMA, pone en jaque a muchas empresas.

"Yo conozco muchísimas pequeñas y medianas industrias que desaparecieron por esta cuestión. Es que se torna totalmente insostenible", sentenció.

De este modo, además de tener que abonar el resarcimiento, Batista contó que lo que más aditivo le pone situación, a la hora de dar pelea en el juicio, es atender al servicio que brindan los diferentes profesionales a los que se debe acudir.

"Esos juicios son carísimos porque tenés que pagarle a tu abogado, al perito contador, al perito médico, al perito ingeniero, etcétera. Te pasan una cuenta enorme, además de los grandes interese", explicó.

Así, remarcó que afrontar un proceso legal "equivale a medio año o a un año completo de sueldos de una pequeña empresa. Si sigue esta farra, es mejor que se cierren todas las industrias", remarcó.

Por eso, calculó, que durante un proceso judicial que comúnmente se extiende alrededor de dos años, la persona tendrá que abonar "cerca de un 80 por ciento de intereses, al margen del capital".

"En realidad, esto no corresponde porque el seguro ya pagó lo que tenía que pagar", admitió.

Como otra variante, el referente industrial señaló que de cara al juicio se pueden citar al titular de la empresa y a un representante de la aseguradora para que ambos respondan. Sin embargo, subrayó que esta última lo hará dentro de lo que le corresponda a la póliza.

Para finalizar, recalcó que mediante estos métodos "se han destruido a muchas empresas que estaban trabajando y demandando mano de obra porque entre cuatro o cinco abogados se llevaron todo el dinero".

"Es un esfuerzo tremendo el de las Pymes para mantener los planteles, pero lamentablemente hay problemas exógenos, como es el de las ART y de la Justicia, que destruyen todo el esfuerzo que los dueños hicieron. ¿De qué sirve que la gente se mate haciendo las cosas bien si después, del otro lado, le enchufan un juicio de esos que no les dejará que vuelvan a levantar cabeza?", resumió.

Comentá la nota