Industriales insisten que la ley creará 2.000 empleos y u$s 130 millones de superavit

Los fabricantes nacionales de productos electrónicos informaron que de aprobarse la ley de beneficios impositivos para esta industria se generarán dos mil nuevos puestos de trabajo directos, 12.000 indirectos, además de un superávit fiscal de 130 millones de dólares, e inversiones en Tierra del Fuego superiores a los 40 millones de dólares.
La Cámara de Diputados de la Nación tratará este miércoles el proyecto de ley oficial que establece nuevos gravámenes para la importación de artículos de electrónica y libera de impuestos a los fabricados en Tierra del Fuego, en un esquema fiscal similar al aplicado por Brasil para la industria de Manaos.

Esta iniciativa contó con respaldo de los industriales nacionales pero es resistida por importadores de las grandes marcas de electrónica y computación, y también por las cadenas comercializadoras.

La Asociación de Fabricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE) difundió un estudio explicando que el proyecto introduce ajustes impositivos a determinados productos, entre otros, tecnológicos como notebooks, celulares y monitores.

"Esto permitirá crear 2.000 nuevos puestos de trabajo en forma directa y otros 12.000 en forma indirecta a partir de la sustitución de importaciones", afirmó la entidad en un comunicado.

Agregó que "además las industrias radicadas en Tierra del Fuego realizarán inversiones por más de 40 millones de dólares, lo que permitirá generar al mismo tiempo un superávit fiscal del orden de los 130 millones de dólares".

El texto afirma que las industrias fueguinas "cuentan con plantas altamente tecnificadas y personal calificado como para desarrollar los mismos productos que se fabrican en Japón, Taiwán o Corea".

"La sanción de la ley permitirá insertar al país en la industria tecnológica de punta, un viejo reclamo de toda la dirigencia política en los últimos 30 años", agregó.

En diálogo con la agencia Télam el presidente de AFARTE, Alejandro Mayoral, sostuvo que las objeciones a la iniciativa "no son conceptuales" y dijo que apelan a "comparaciones engañosas para influir en el tratamiento".

"Es falaz porque comparan el precio de un televisor en tres países y aseguran que en Argentina es más caro. Pero ocultan que un equipo de LCD fabricado en el país es tan barato y de la misma calidad que en cualquier país del mundo", afirmó.

Mayoral consideró que "ningún sector que cuestiona el proyecto manifiesta una oposición conceptual, simplemente se oponen a que esto exista, no hacen objeciones puntuales".

Destacó que "Brasil tiene una política de beneficios para su industria más decidida y puntual en el caso de los electrónicos".

Al respecto explicó que el país vecino cobra un impuesto interno del 30 por ciento a estos productos, que en Manaos es "cero".

"La ley argentina deseada plantea un 7 por ciento de impuesto en Tierra del Fuego, no es ni siquiera tan benévola como la brasileña", sostuvo.

Comentá la nota