Los industriales dieron licencia por 15 días

Por la emergencia energética, suprimieron el consumo de los grandes usuarios y la mayoría de las industrias están paralizadas. Algunas adelantaron las vacaciones del personal hasta el 18 de enero. Exhortan a una urgente solución, sino "nos fundimos", advirtieron.
La mayoría de las industrias tenían compromisos que no podrán cumplir. En el caso de la textil goyana había previsto entregas a Buenos Aires y La Rioja que debieron ser suspendidas y prorrogadas.

El sector industrial se mantiene atento a lo que ocurra con el arreglo de los equipos averiados que empujaron a la provincia a declarar la emergencia energética. Es que para reducir el consumo de energía se avanzó con la supresión de los grandes usuarios. La producción se detuvo y las pérdidas serían millonarias. Esperan regresar a la actividad a partir del 19 de enero próximo.

Las grandes maquinarias de textiles, forestales y todo tipo de industrias locales pararon su marcha desde el pasado miércoles como parte de la estrategia estatal para afrontar una crisis que se agravó cuando se quemaron los cables que cruzan el puente interprovincial Manuel Belgrano.

Una conexión que sería reparada por estas horas, mientras agilizan el arreglo del equipo averiado en la Estación Trasformadora de Paso de la Patria y se acerca un nuevo trasformador por vía terrestre.

Lo cierto es que, ante la incertidumbre reinante, algunas de las principales industrias correntinas resolvieron adelantar las vacaciones de su personal y ponerle una fecha tentativa al regreso de la producción: el martes 19 de diciembre, para cuando se estima finalizarán la reparación del trasformador.

Fue el caso de la empresa textil "Alal" radicada en Goya. Al respecto, su propietario, Eduardo Alal, -quien también es vicepresidente primero de la Fecoor- confirmó a El Litoral que la planta está parada en un 100 % debido a la interrupción del suministro eléctrico, "desde entonces no se elaboró un sólo kilo de hilo", sostuvo.

Por ese motivo, resolvió que la totalidad de los trabajadores se tomen vacaciones durante dos semanas. "Tenemos expectativas de que la situación se normalice para el 18 de enero, caso contrario corremos el riesgo de fundirnos", advirtió.

En relación a las consecuencias, el responsable de la empresa Alal habló de fuertes pérdidas, "el tiempo perdido no se recupera", indicó para luego sostener que el crítico escenario actual es producto de un largo periodo de desinversión en materia energética que debe ser contrarrestado para que una contingencia semejante no vuelva a repetirse.

El escenario no sería igual para todas las industrias. Desde la Unión Industriales de Corrientes informaron que algunas firmas ya retomaron la producción en un 30 %, y esperaban poder alcanzar a la mitad de la producción habitual una vez que se arreglen la conexión del puente.

El portavoz de la Unión Industriales de Corrientes, José Miguel Vega, enfatizó que "la industria es la que está soportando la peor parte de la crisis". Por lo cual, llamó a la población y al sector comercial a colaborar en la reducción del consumo, además de adelantar que mañana mantendrán un encuentro para abordar la problemática.

Comentá la nota