Industriales cuestionan acuerdo cambiario entre Argentina China

Desde la Unión Industrial del Gran La Plata, Francisco Gliemmo pidió recuperar un "dólar competitivo". Señaló que la relación con ese país "no va a ser muy beneficiosa para nosotros"
El titular de la Unión Industrial del Gran La Plata, Francisco Gliemmo, cuestionó hoy el acuerdo entre la Argentina y China, que habilita un intercambio de monedas entre los bancos centrales por una suma de hasta 70 mil millones de yuanes (unos 10.200 millones de dólares), y reivindicó la política cambiaria de "dólar competitivo para poder competir en el exterior".

La semana próxima el titular del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Martín Redrado, participará de una reunión en la UIA, para dar a conocer el detalle del acuerdo y llevar calma a los dirigentes de la entidad fabril.

"Es una relación muy curiosa la de la Argentina con China", sostuvo Gliemmo en diálogo con radio Rivadavia, y opinó que "no va a ser muy beneficioso para nosotros", dado que "ellos buscan comercializar sus productos".

Según el dirigente platense, "los chinos se dedican a producir productos de consumo diario y ahí tienen la ventaja competitiva".

"Nosotros alentamos un dólar competitivo para poder competir en el exterior. Hay que recuperar esa situación", remarcó Gliemmo.

Mientras crecen las inquietudes en el seno de la UIA por el acuerdo firmado con China, desde el Gobierno dieron señales para llevar tranquilidad a la entidad.

Ayer, Redrado ratificó que el acuerdo monetario que firmaron ambos países sólo será utilizado en caso de necesidad, pero aclaró que por el momento, el país no utilizará esos fondos.

El swap cambiario es un principio de acuerdo entre la Argentina y China que consiste en que, cuando cualquiera de los dos países lo solicite, podrá concretarse un intercambio de monedas entre los bancos centrales por una suma de hasta 70 mil millones de yuanes (que en la actualidad equivalen a 10.200 millones de dólares y a 37.300 millones de pesos).

Si la Argentina pide ese dinero, pactará la tasa de interés y la paridad de cambio; después emitirá pesos y los depositará en el Banco Central chino, que, a su vez, colocará yuanes en el Banco Central argentino. De concretarse, sería un canje transitorio por plazos de entre uno y tres años.

Comentá la nota