La industria textil del NEA reclama equiparar beneficios fiscales con Cuyo

El empresario textil Pablo Seferián , director de la textil Tipoití, trasladó al gobernador del Chaco Jorge Capitanich, el planteo compartido por todos sus colegas de la región, de que la industria textil del NEA logre nivelar alguna vez las condiciones fiscales a las que se las obliga, con las reducciones y diferimientos impositivos que benefician a sus competidores radicados en La Rioja, San Juan, San Luis y Catamarca.

Seferían se reunió esta semana con el gobernador Jorge Capitanich para plantear la necesidad de encontrar una oportunidad en la crisis, con el “diseño de alternativas para el desarrollo regional”.

En nombre del sector, Seferián planteó la propuesta del gobierno de convertir este contexto crítico en una oportunidad para que la región nordeste pueda colocarse en igualdad de condiciones con otras provincias para hacer frente a la situación a través de inversión y generación de mano de obra.

“Es la oportunidad para que la región noreste pueda colocarse en igualdad de condiciones con otras provincias para hacer frente a la situación a través de la inversión y generación de mano de obra”, señaló el directivo de la empresa con una hilandería en Corrientes y una importante desmotadora en General Pinedo, en el Chaco.

Señaló a Capitancih que el planteo de los industriales del Chaco, Corrientes y Formosa no es más que una respuesta a la necesidad de una equiparación desde el punto de vista impositivo, para dar un respiro al sector y posibilitar su crecimiento, a través de la producción, la rentabilidad y la potenciación de su capacidad de expansión e inversión. Seferián explicó que los empresarios de esta región vinieron pagando 50 por ciento más de Impuesto al Valor Agregado (IVA) que provincias como La Rioja, San Juan, San Luis y Catamarca, que cuentan con el beneficio del “50 por ciento de no pago de IVA”.

El director de Textil Tipoití explicó que la empresa no está pidiendo más beneficios que el resto de las provincias, ni siquiera mayor consideración por estar radicados en la región más desfavorable porque sus costos de producción son mucho más altos y su rentabilidad más baja-. “Solo queremos ser tratados en igualdad de condiciones y creemos que es un buen momento para pensar en esto, así podremos ayudar al gobierno en este momento de crisis para sacar adelante a la región”, expresó Seferian.

En este sentido, el empresario explicó que de ser viable su planteo y reducirse la carga impositiva, el sector estaría en condiciones de destinar ese dinero a nuevas inversiones que motoricen el mercado y generen mano de obra directa e indirecta. “Por eso decimos que este momento de crisis económica puede ser convertido en una oportunidad de crecimiento para la región si nos conceden los mismos beneficios que el resto de las provincias”, manifestó.

Confianza y expectativas

El empresario agradeció al gobernador Jorge Capitanich por recibir a los textiles cada vez que éstos lo necesitan; preocuparse por la situación del sector y buscar soluciones. Recordó que el primer mandatario acompañó a la firma desde el primer momento, cuando comenzaron a tramitar su radicación en la región, razón por la cual confían que si existe una posibilidad de resolver o ayudar esta situación hará lo imposible para colaborar.

“Capitanich nos acompaña desde nuestros inicios y trabaja en conjunto con el sector para poder brindar soluciones a los distintos problemas que se nos presentan. Cada vez que se presentó la problemática del picudo algodonero se acercó a darnos una mano, por eso sabemos que de haber alguna posibilidad de concretar nuestro planteo es la persona indicada para ayudarnos”, expresó el empresario. Seferian aclaró que la medida que pide el sector depende exclusivamente de una decisión nacional, por lo que el pedido apunta al inicio de las gestiones que son necesarias para que se evalúe la factibilidad de reducir el impuesto al porcentaje que paga el resto de las industrias textiles en otras provincias.

Comentá la nota