La industria textil en uno de sus momentos más críticos

Un diagnóstico complicado por el excesivo ingreso de productos chinos que compiten con la producción local. Vacaciones adelantadas, suspensiones y despidos.

De delicada, definió la situación de la industria textil en el actual contexto de país, Luis Isaac Salado, apoderado de la Asociación Obrera Textil, delegación Tucumán, organización que representa a todas las fábricas desde Famaillá hasta la Capital, y la delegación Aguilares que contempla en su seno a Alpargatas. Habló de adelantamiento de vacaciones, de suspensiones, de cierre temporarios y de desvinculaciones del personal, en lo que a materia laboral se refiere y de la gran incidencia que tuvieron las crisis del campo y la financiera mundial.

Al margen de estas situaciones coyunturales admitió un problema intrínseco en la industria, y que lo dispara la gran importación de productos chinos, hecho que se agudizó con notoriedad durante el año pasado. "Bajo esas condiciones se puso de manifiesto la debilidad de nuestra industria, recalando en los productos terminados y en la pérdida de competitividad en los precios, por la relación del peso con respecto al dólar", aseguró Salado.

También reconoció que en la región se produjo una devaluación del orden del 50 por ciento y que la sufrieron Chile y Brasil, entre otros. "Eso tampoco ayuda, del mismo modo que incide la gran invasión de productos chinos a países latinoamericanos que son potenciales compradores de Argentina", agregó.

Juicios sorpresivos

Mientras la industria textil, al igual que otras, se debate en una suerte de incertidumbre tratando de superar la instancia de crisis, en Tucumán se plantearon situaciones que Salado definió como sorprendentes. "Nos llamó la atención que se hayan producido, recién este año, reclamos judiciales desde estudios jurídicos que no tienen nada que ver con la Asociación Obrera Textil, de deudas de 2001 y 2002", dijo el letrado para agregar que "120 operarios, teóricamente habían iniciado juicio a Alpargatas. Cuando la empresa constata esta situación convocó de a uno a los trabajadores. En esa circunstancia, el sindicato se opuso y reclamó encuentros grupales con presencia de representación gremial en cada uno de ellos. Y así se dio. Nos llamó la atención que 100 de los 120 trabajadores que habrían iniciado sus acciones judiciales para reclamar diferencias salariales, admitieron no haber dado instrucciones para que se activen las mismas. Si bien reconocieron, no todos, que habían otorgado un poder al estudio en cuestión para que los represente por la deuda concursal, también asegurar que esa situación está finiquitada".

Aclaró que en definitiva el sindicato recibió instrucción de parte de 100 operarios, para que el gremio encare las acciones pertinentes para desistir y no autorizar el inicio de acciones judiciales. Aseguró Salado que desde la Asociación Obrera Textil obraron en tal sentido efectuando las presentaciones de rigor en el Poder Judicial, que es donde se tramita la requisitoria de los trabajadores.

Honorarios y embargos

De manera contundente, Salado advirtió que el proceder del estudio jurídico con asiento en Concepción, no tiene otro objetivo que la generación de honorarios, "tanto es así que ya se produjeron embargos de sueldos a los trabajadores. Esta maniobra y la falta de honestidad la haremos conocer al Colegio de Abogados para que proceda en consecuencia", concluyó el letrado.

La mayoría de las fábricas cerrará sus puertas por un tiempo

En materia laboral las empresas enfrentan el momento con medidas que en definitiva terminan golpeando a los trabajadores.

"La firma Hispania SA concursó y cerró sus puertas el 29 de junio para no abrir más, dejando sin trabajo a 150 personas" aseguró Salado.

También hizo alusión a Tecotex, la recordar que despidió a 60 trabajadores, adelantado vacaciones desde octubre hasta mediados de enero de 2009.

En lo que respecta a la Algodonera San Nicolas y Pol Ambrosio, ambas de propiedad de la firma TN Platex, donde trabajan 750 operarios, produjo también el adelantamiento de las vacaciones, llevando adelante una paralización industrial de 45 días en lo que va del año, faltando programar las vacaciones de fin de año.

Al referise a Grafa, Salado comentó que parará su producción 35 días, afectando esta decisión a cerca de 1.000 empleados, de los cuales 900 son operarios. "El efecto que esto provocará será grande, porque se trata de la paralización de una empresa brasilera, que nunca detuvo su producción y que en la actualidad está vendiendo entre otros países a Chile y Ecuador. Esto muestra la magnitud del problema, que ya tuvo sus secuelas con la desvinculación de 50 obreros", añadió.

Con respecto a Alpargatas, el letrado comentó que la empresa anticipó las vacaciones en julio, otorgando 14 días al personal y que otra de las medidas tomadas fue la suspensión de la producción de los días sábados, desde julio a noviembre. Si bien en diciembre se levantó la suspensión laboral sabatina, se anunció que desde el 29 de diciembre próximo la empresa cerrará sus puertas por espacio de 28 días continuos.

Esto significará que el 60 por ciento del personal, con 21 días de vacaciones, todavía dispone de 14 días, deberá sufrir la suspensión laboral por espacio de 14 días, mientras que el 40 por ciento, con 35 días de vacaciones, deberá soportar 7 días sin trabajar ni cobrar.

Alpargatas viene de un concurso preventivo en 2001 y parte de 2002, etapa en la que hubo alrededor de 500 desvinculaciones, y todavía hay operarios reclamando por los despidos indirectos y otros que se fueron porque no aceptaban las suspensiones, y que tienen pendiente algunos créditos laborales.

Comentá la nota