Industria tecnológica aspira a la certificación internacional

Las empresas que componen el Polo IT Corrientes responden a la demanda internacional de innovaciones tecnológicas y se preparan para avanzar por una nueva placa de la calificación ISO 9001.
Re­pre­sen­tan­tes de em­pre­sas de­di­ca­das a la pro­duc­ción de soft­wa­re y hard­wa­re afir­ma­ron que 2009 fue un año de cre­ci­mien­to in­ter­no en el que se ini­cia­ron y ce­rra­ron pro­ce­sos de cer­ti­fi­ca­ción, que son va­li­da­cio­nes esen­cia­les pa­ra com­pro­bar en el ex­te­rior sus pro­duc­tos y que de­mues­tren que la ex­ce­len­cia y la ca­li­dad que tie­nen pue­de com­pe­tir en es­pa­cios co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les.

Ase­gu­ra­ron que in­gre­san a 2010 con otras ex­pec­ta­ti­vas en sus ne­go­cios, se­gu­ros del ni­vel de or­ga­ni­za­ción que han lo­gra­do con só­lo unos cuan­tos años, des­de que eran a lo su­mo pe­que­ños em­pren­di­mien­tos ais­la­dos.

Ex­pli­ca­ron que el Po­lo IT na­ció co­mo un pro­yec­to pa­ra que, pro­mo­vien­do la si­ner­gia y el tra­ba­jo aso­cia­ti­vo, se ge­ne­re un es­pa­cio de in­ter­cam­bio flui­do en­tre los pro­ta­go­nis­tas del de­sa­rro­llo in­for­má­ti­co, y des­de él, pen­sar una nue­va ló­gi­ca de tra­ba­jo que ge­ne­re ri­que­za en po­si­bi­li­da­des.

El cre­ci­mien­to in­di­vi­dual y con­jun­to, la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to, la in­ves­ti­ga­ción y el de­sa­rro­llo de tec­no­lo­gí­a, y la bús­que­da de alian­zas es­tra­té­gi­cas con or­ga­nis­mos y uni­ver­si­da­des son al­gu­nos de los mo­ti­vos que aglu­ti­nan a es­te gru­po de em­pre­sa­rios.

Los pro­fe­sio­na­les de­ve­ni­dos a em­pre­sa­rios al po­co tiem­po, no tar­da­ron en de­sa­rro­llar pro­yec­tos co­mu­nes al pun­to de ini­cia­ti­vas que fue­ron el cen­tro de las mi­ra­das en in­for­má­ti­ca du­ran­te fe­rias que se or­ga­ni­za­ron tan­to en Co­rrien­tes co­mo en otras ciu­da­des.

Es­tas em­pre­sas ya cuen­tan con una cer­ti­fi­ca­ción ISO 9001 pe­ro di­cen que ne­ce­si­tan re­no­var­la pa­ra ac­ce­der a nue­vos es­pa­cios en los que se les re­cla­ma otro gra­do va­li­da­ción in­ter­na­cio­nal.

Hoy los pa­í­ses la­ti­nos con­ti­nú­an jun­to a In­dia y Chi­na sien­do los prin­ci­pa­les pro­ve­e­do­res de in­for­má­ti­ca ba­ra­ta pe­ro los pa­í­ses asiá­ti­cos cuen­tan con la des­ven­ta­ja de te­ner un uso ho­ra­rio muy a tras­ma­no de Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pe­a, y ade­más tie­nen una cul­tu­ra muy dis­tin­ta y eso pe­sa al mo­men­to del tra­ba­jo en ser­vi­cios in­for­má­ti­cos.

Co­mo en sus co­mien­zos, los em­pre­sa­rios de la in­dus­tria del soft­wa­re di­cen que cons­ti­tu­yen uno de los sec­to­res más pu­jan­tes, que abri­rá las puer­tas de la ge­ne­ra­ción de nu­me­ro­sos pues­tos de tra­ba­jo, lo que ade­más evi­ta­ría que los ex­per­tos in­for­má­ti­cos lue­go de ser for­ma­dos en Co­rrien­tes, emi­gren ha­cia otros lu­ga­res, en bús­que­da de me­jo­res ho­ri­zon­tes.

Los eje­cu­ti­vos es­pe­ran que el Go­bier­no de la Pro­vin­cia acuer­de di­rec­ta­men­te con sus fir­mas aque­llos con­tra­tos que son hoy acor­da­dos con em­pre­sas de Bue­nos Ai­res, que "con­tra­tan pro­fe­sio­na­les lo­ca­les cuan­do an­te el Es­ta­do se pre­sen­tan sim­ples in­ter­me­dia­rios".

Que­da pen­dien­te ade­más -­remarca-­ el Cen­tro de De­sa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co que la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior ha­bía acor­da­do con las em­pre­sas y con las uni­ver­si­da­des, co­mo si­tio es­tra­té­gi­co en el que con­flu­yan pro­fe­sio­na­les, fun­cio­na­rios y re­pre­sen­tan­tes de las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas.

Comentá la nota