La industria reclama una suba del dólar para poder aumentar sueldos

La industria reclama una suba del dólar para poder aumentar sueldos
En la UIA no quieren ni hablar de aumentos hasta que se discuta un nuevo tipo de cambio para mejorar la competitividad. La idea de la suma fija tampoco entusiasma a la CGT
Mientras el Gobierno apura los tiempos para readaptar el modelo del Consejo Económico y Social a las urgencias domésticas y acerca propuestas a los gremios para encauzar la inminente discusión salarial, en los sectores empresarios no quieren ni oír hablar de aumentos, al menos hasta asegurarse que sus prioridades también sean parte de la agenda del diálogo social. Los industriales ya comenzaron a plantear sus propias condiciones para sentarse a la mesa de la concertación y en ese marco insistieron con la necesidad de avanzar en la discusión del tipo de cambio para recuperar competitividad frente a la suba de costos interna y la devaluación de las monedas de los principales socios comerciales.

El propio titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Juan Carlos Lascurain, deslizó ayer que el espacio de diálogo tripartito que pretende conformar la administración kirchnerista debería servir para debatir el precio del dólar, uno de los temas centrales para el sector frente a las complicaciones derivadas de la crisis global. Dentro de la entidad fabril consideran que el tipo de cambio debería estar por arriba de los $ 4 para mejorar la competitividad de la producción local, y si bien ningún industrial planteó abiertamente que la devaluación sea una condición para conceder aumentos salariales, la mayoría sostiene que el Gobierno les debe facilitar alguna herramienta para poder hacer frente al pago de esos incrementos.

La cúpula industrial volvió a la carga con el reclamo por una suba en el precio del dólar justo después que se conoció que funcionarios de la administración kirchnerista habían comenzado a sondear a la primera línea de la CGT con una propuesta para las paritarias que contemplaba un modelo de suma fija proporcional al nivel salarial de cada actividad. La idea fue conversada ayer informalmente entre algunos dirigentes de la central sindical que lidera Hugo Moyano, donde advirtieron sus reparos con el proyecto y remarcaron los límites de querer generalizarlo a todas las actividades. “Esto puede servir para algunos gremios que enfrentan situaciones más complicadas, pero a la mayoría no los conforma y no van a aceptar que le impongan techos a sus reclamos”, enfatizó un referente de la cúpula cegetista.

Tampoco la idea de un monto fijo por actividad entusiasma a los industriales. Sergio Vacca, vicepresidente de Adimra, consideró que se trata de un mecanismo que “hay que analizarlo bien” y atender las diferentes situaciones que atraviesa cada sector. “El hecho de que sea suma fija o porcentaje no cambia la realidad de cada sector que es una sola. No es mejor ni peor un aumento de suma fija, que igualmente siempre es un esquema que introduce distorsión en las categorías y achatamiento de los salarios”, opinó el dirigente industrial.

El Gobierno prevé definir en los próximos días los detalles del proyecto de ley para la creación del Consejo Económico y Social, que pretende sea aprobado en marzo por el Parlamento. Los ajustes giran principalmente en la determinación de la agenda de análisis del consejo, a donde la UIA pretende llevar su reclamo por la devaluación. Cerca de Moyano conocen la intención de los industriales, pero advierten que el diálogo tripartito debe ir más allá de las prioridades de un sector en particular de la producción y avanzar en la discusión de políticas de mediano plazo. “Hay que discutir que país queremos y ver los temas vinculados con la realidad social, la salud y las necesidades de todos los argentinos”, indicaron desde la central obrera.

Comentá la nota